jueves, 25 de noviembre de 2021

"KOINOS", la moneda que compite con "BITCOIN"

 




En 2014  tenía yo en el banco  5.000 euros. Un experto en finanzas internacionales me dijo que comprara bitcoins. que me costaba un  bitcoin 134 euros, o sea que comprara 5000 dividido entre 134 igual a  37,31 bitcoins. 

Hoy se paga el bitcoin a 54.000 dólares.  O sea, que si le hubiera hecho caso, hoy  tendría la friolera de (dos millones catorce mil setecientos cuarenta euros) 2.014.740


Hoy me vuelve a decir  que si  todavía conservo los 5000 euros que compre  otra crypto-moneda llamada “KOINOS”, que dentro de dos o tres años, si no tanto como el bitcoin, sí cotizará a la mitad de lo que hoy cotiza el bitcoin. Pues la verdad es que me está tentando porque el precio del koinos está hoy igual que el bitcoin los  primeros meses de 2009,  a  1 euro más o menos.

Es tentador porque  si compro 5.000  koinos  y llega -no a 60.000 como el bitcoin,  sino solo que llegue a 1.000 ya serán  cinco millones de dólares y puede ser que algún día mis nietos o biznietos me lo agradecerán aceptando una herencia de 5000 koinos.


A pesar de que no he entendido muy bien eso de los logaritmos matemáticos y gasto de energía necesaria para generar estas crypto-monedas, voy a tener que estudiar, al menos, cómo comprar koinos, que me han dicho que hay información en twiter, pinchando aquí abajo, porque las ocasiones suelen pasar por delante solo una vez en la vida. Veremos:


https://mobile.twitter.com/koinos_espaniol

lunes, 22 de noviembre de 2021

La escalinata

 Las escalinatas de la entrada no son caprichosas, sino que responden a una necesidad arquitectónica, dado el desnivel de la parcela.


Dada la parte trasera a ras de calle y  la parte delantera de la edificación, había que salvar algo más de un metro de altura.


Evidentemente tuve que solucionar este desnivel con una escalinata para la entrada en la fachada principal de la casa.


Entre los cientos de dibujos previos a los planos definitivos, con el programa "Autocad 14, dibujé este diseños a escala.










Las escalinatas son siempre muy caras en su ejecución, por lo que tuve que ingeniármelas para que el presupuesto no se saliera de un precio razonable. En este caso resultó tremendamente barato ya que se me ocurrió la idea de aprovechar  los trocitos de piedra que sobraban después de terminar la fachada y zócalos, y   también tuve que utilizar algunas piedras más, troceadlas, porque no tenía suficiente con los trozos de desecho.




Con los mismos ladrillos macizos del horno de Vélez, los más baratos dentro de toda la gama de materiales semejantes de construcción, pero potentes y resistentes, iba a solucionar la estética y aligerar la cuenta bancaria: dos  pájaros de un tiro. Así fue, ya que los utilicé para construir la huella de la escalinata  y los trozos de piedra aludidos para las "tabicas"  de las escalinatas. 




Un albañil, el mismo que había construido la valla de la parcela  me construyó las huellas  y yo, con paciencia de Job, a ratos perdidos y fines de semana, realicé las tabicas.







entre ladrillos y ladrillo iguales y la estética no era la óptima. N pude conseguir construir yo mismo la superficie en curva  alabeada: lo más difícil. El albañil Paco, construyó los dos alabeamientos en una jornada de trabajo con singular maestría







Y este fue el resultado,  sencillo, digno, y sobre todo barato.







domingo, 21 de noviembre de 2021

La chimenea






La chimenea es un elemento del hogar que ha sido tradicional en toda los países del mundo con invierno crudo. 


En Málaga, dado el clima benévolo que tenemos no sería estrictamente necesario. Sin  embargo tiene una cierta magia el fuego en el hogar que aunque no haga mucho frío en las tardes de invierto, que oscurece pronto,  se agradece  cuando hipnotiza  tanto el sonido del crepitar  como el fuego en constante movimiento de las llamas.


Cuando construí ml casa hace ya veinte años no dudé en reservar un lugar de la sala de estar para colocarla.


Concebí la estéticamente  en consonancia con toda la sala y no me cupo la menor duda  de que acerté en el intento porque no solo a mí sino a todo el que la ha  contemplado le ha gustado. Pero yo, después  de ver el resultado, y en el día a día viviendo en esta casa, considero que podría haber optimizado su colocación aprovechando una esquina que no desdiría estéticamente y  no cortaría el paso de la misma sala hacia los ventanales.


Un aspecto muy importante en  el proceso de construcción es que esté  bien nivelada. Se puede hacer de albañilería  con ladrillos refractarios o bien comprar una carcasa de hierro que solo hay que nivelarla bien y colocarla , con lo que  se asegura que tire perfectamente sin que despida humo hacia la sala, lo más importante de una chimenea, solo teniendo muy presente esa nivelación y que salida de humos sobresalga por lo menos un metro por encima de los tejados más altos. 


Yo la concebí  entre ladrillos macizos  rústicos de Vélez, estructura bien sencilla, y un ribete de madera barnizada  haciendo juego en color con el resto de las puertas interiores de la casa. 


Toda la pared frontal de piedra caliza , mármol travertino  bruto,  de las montañas  almerienses.


A veces, sobre todo en Enero y Febrero que es cuando baja más las temperaturas,  aparte de la estética del fuego es un complemento práctico que añade calefacción al hogar.

miércoles, 17 de noviembre de 2021

LA PUERTA

Yo considero que algo muy importante desde el punto de vista estético en el diseño de una casa es la puerta de entrada. Creo que siempre, a lo largo de toda la historia de la arquitectura, los arquitectos se han esmerado sobremanera en este elemento, porque es la presentación del edificio, Después de un largo peregrinaje por todas las carpinterías de la provincia y parte de las colindantes encontré al que me pareció el mejor profesional y económicamente más interesante en un pueblo de la provincia de Córdoba.


Después de conversar un rato y decirle la idea que tenía,  para mi casa, una mezcla de estilo de corrijo andaluz y  de casa de arrieros maragatos, decidí  que los ladrillos macizos, de un horno de Vélez Málaga, que escogí para trazar el arco exterior, fueran el marco de la puerta concebida como un quadro con su marco. 


 No nos acabamos de entender, así que decidí hacerle un  dibujo improvisado a mano alzada y me lo entendió perfectamente. pero me dijo que era mejor, para que saliera a mi pleno gusto que le diera los dibujos con medidas y todos los detalles  que yo prefiera.





 Puse manos a la obra y tracé las duelas con los clavos. Los herrajes ya los elegiríamos a la hora de instalar definitivamente la  puerta de doble ojo y con un arco de medio punto. De la ejecución, con potentes refuerzos interiores y la maquinaria del blindaje ya los dejé a su buen entender, que resultó ser soberbio. Nunca hubiera imaginado cuando hacía los planos de la casa que una  puerta de doble hoja tan potente me iba a salir más o menos por el precio de una puerta acorazada ofrecida en el mercado  de fabricación en serie por una empresa  como Uniarte u otras. Así que lo decidimos al instante y firmamos el contrato.


Del resultado quedé plenamente satisfecho:






LÍGRIMO (Etimología)

 Desde mis años de estudiante en la Universidad de Salamanca  con el eminente lingüista don José Luis Pensado Tomé, mi maestro, catedrático de Lingüística Románica, de vez en cuando me he empeñado en investigar etimologías. A menudo me encuentro con sorpresas en el Diccionario de la Real Academia Española, porque no estoy de acuerdo o no veo claras las interpretaciones etimológicas que sostienen los Académicos.

Ayer me encontré  con, cuando menos discutible, una etimología del adjetivo  “LÍGRIMO”


Dice así:

lígrimo, ma

Del lat. legitĭmus.

1. adj. Các. Delgado, frágil, débil.

2. adj. Sal. puro (‖ libre de mezcla). Charro lígrimo.

3. adj. Sal. Limpio, sin gastos ni cargas. Renta lígrima.

4. adj. Sal. Apto, dispuesto.

5. adj. Sal. Sano, gallardo, fuerte, ajo lígrimo


Es decir, que es una palabra de uso exclusivo en Salamanca y Cáceres. Por tanto un leonesismo.. Tengamos en cuenta que las distintas modalidades del Leonés antiguo se extendía en algunos periodos de la Historia por todo el oeste peninsular llegando incluso en tiempos del reinado de Alfonso VII hasta Almería. Pero no vamos a entrar ahora en la historia político-social, sino solo en la lingüística.

Esa procedencia del latín  “legítimus” no se sostiene, ya  que ese fonema vibrante  representado por escrito con la lera “r”  “se lo sacan de la manga” sin dar más explicación. 

Desde un punto de vista de la Ciencia Lingüística Diacrónica no se sostiene.  Habría que investigar por otros caminos, como por ejemplo de la fusión de dos palabras, y por supuesto no prestadas desde ninguna otra lengua que no sean de  procedencia patrimonial latina, pero no  del latín vulgar traído por los soldados romanos, sino del latín culto monástico, que contiene diferencias sustanciales con el latín clásico.

Yo me inclinaría a investigar  como semicultismo híbrido de dos palabras, de las raíces “lex” y “agere”

Por tanto “legem agerimum” propiciado por los clérigos a  partir del siglo XVI.

Además, aunque a veces en la evolución de las palabras se observan casos de cambio en el acento prosódico, en este caso parece imposible tal cambio: esa tónica de lígrimo  es imposible que salga de legítimus.

Más bien habría que investigar  la fusión de dos palabras que sustentaran las mismas connotaciones significativas del resultado final: puro, auténtico, legal al máximo: de “lex y agere”, sustantivo y verbo fundidos: “legem-agerimus” ( El que es puro llevando  a cabo la ley, el legal)

Esa derivación “agerimus” la encuentro en un libro procedente de la biblioteca de un fraile dominico francés del siglo XIX, 

Más bien, me inclino a buscar la procedencia del latín monástico eclesiástico salmantino, traída por los frailes dominicos del monasterio de la Peña de Francia en la sierra salmantina.

 Por ahí, por ahí, señores académicos, tendrían que seguir investigando y no repicar lo que inciertamente alguien ha inventado sin más previamente.


Nota. El librote del siglo XVI procedente de Lyón. es este. (Pinchar encima)

https://books.google.es/books?id=O_9PrTBe0NQC&pg=PA198&lpg=PA198&dq=agerimum&source=bl&ots=dQbccqYEh9&sig=ACfU3U1xOpQxoG2EkbmIQaS5mwvowUgU9A&hl=es&sa=X&ved=2ahUKEwiChPrX5Jr0AhX5EWMBHRy4CYMQ6AF6BAgHEAM#v=onepage&q=agerimum&f=false









domingo, 14 de noviembre de 2021

Sobre los vascos


Ostraca falsa con la que algún desalmado intentó demostrar la antigüedad del idioma vasco, de al menos la edad de Jesucristo. ( Aparecieron en Iruña Veleia varias  ostracas falsas enterradas hace unos años a varios metros de profundidad. ¡Qué barbaridad...!)

Hay lectores de mis artículos a los que  les satisfacen y son defensores. También hay algún que otro detractor que hasta se ha creído que las ostrakas aparecidas enterradas eran auténticas de hace miles de años.

Una personalidad intelectual y  defensor es el Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, don Amando de Miguel, que acaba de publicar lo siguiente:


Sobre los vascos

Amando de Miguel

Una de las lecturas inolvidables de mi infancia fue la novela histórica Amaya, o los

vascos en el siglo VIII. Entonces, vivía yo en San Sebastián y, desde entonces, todo lo

vasco me interesa. Últimamente, me he carteado con mi amigo Jesús García Castrillo,

lingüista eminente y buen conocedor del euskara o vascuence. Su tesis confirma una

sospecha que muchos teníamos. No se trata de un idioma anterior al latín, y menos

aún coetáneo de la Torre de Babel; se desarrolla en los primeros siglos de la Edad

Media, con el influjo principal del armenio.

Somos muchos los que nos hemos preguntado por el milagro del arte románico, sobre

todo, francés y español (la parte de los reinos cristianos) a partir del siglo X. Fueron

“siglos oscuros”, en los que la población autóctona se dedicaba, penosamente, a

cultivar la tierra o a guerrear. ¿De dónde salieron los constructores de las

maravillosas iglesias románicas? Fueron, fundamentalmente, las nutridas cuadrillas

de armenios. Provenían de un territorio cristianizado antes de que lo fuera el imperio

romano. En Armenia habían levantado numerosas iglesias de piedra. Ese origen

“oriental” del arte románico se advierte, de forma eminente, en los cimborrios de las

catedrales de Zamora y Salamanca. Hay otras muchas huellas culturales. Se conservan,

actualmente, en los típicos deportes populares vascongados: cortar troncos y levantar

piedras. Es una afición que no se conserva en otras regiones de Europa.


Lo que me interesa destacar, ahora, es el notable paralelismo entre el idioma armenio

y el vascuence. García Castrillo lo ha demostrado con todo tipo de pruebas. A pesar de

que puedan contar otras raíces y, desde luego, la influencia del latín vulgar, el euskara

fue una lengua que se formó en la Alta (y oscura) Edad Media por la influencia de los

armenios. No es casualidad que las primeras palabras escritas, tanto del castellano

como del vasco, aparecen en un códice de San Millán de la Cogolla (la Rioja), alrededor

del siglo X.

Muchos de los canteros y leñadores armenios se concentraron en el norte de España y

sur de Francia, acogidos al aislamiento de sus valles. Fue una forma natural de

“confinamiento” (como diríamos en la jerga actual) frente al azote de las recurrentes

pestes. Como es natural, terminaron por mezclarse con la población aborigen. El

argumento de García Castrillo me ha convencido.

Por tanto, nada de la leyenda de la autoctonía romántica de “los vascos en el siglo

VIII”, como herederos directos de los tiempos de Noé. El vascuence no es,

precisamente, el idioma hablado en el Paraíso Terrenal. Se trata de una construcción

medieval, paralela a las lenguas romances, a partir estas del latín vulgar. Con lo cual se

demuestra, de paso, que no puede sostenerse por más tiempo la hipótesis de la

“pureza racial” de los vascos.

Se ha difundido otra teoría lingüística: la proximidad entre el euskara y el beréber del

Magreb. Podría ser, también, consecuencia de una rama de las migraciones armenia

por las costas africanas del Mediterráneo. Armenia ha sido, siempre, una nación de

emigrantes, machacados por los poderes vecinos de su lugar de origen.

No pretendo ser original, ni puedo exhibir méritos de la ciencia filológica, que no

poseo. Pero “nada de lo humano me es ajeno”, según la máxima de Publio Terencio

Africano, que San Agustín hiciera suya.

viernes, 12 de noviembre de 2021

La parra

 




Siempre quise tener una parra y en los pisos en los que había vivido era imposible cultivarla en un tiesto. La ventaja de una casa con un trocito de jardín es sobre todo que puedes vivir rodeado de plantas.

La verdad es que hay que tener paciencia y adentrarse en el mundo del cultivo, porque además, solemos tener la apetencia de estar rodeados de varias especies sobre todo ornamentales, amén de los tiestos en ventanas y otros lugares que hacen que la vista se recree.

No queda más remedio que coger un manual y estudiar un poco, tipo de tierra, clases de abonos, siempre para estos menesteres que sean minerales porque los animales ya los probé una vez y producían demasiados insectos, Y los que no estamos acostumbrados a verlos entre la tierra nos producen siempre un poco de “repelús.

Pero la planta más socorrida y más agradecida creo que es la parra. Solo hay que pedirle a alguien que tenga parra, cuando la pode que te regale un trozo de palo resultante de la poda, que tenga algunos nudos. Se clava en el suelo, se riega y no hay que hacer más, la naturaleza se encarga del resto y crece y crece hasta hacerse una hermosa parra, que además de dar sombra da uvas para toda la familia y también para regalar. Aquí está la muestra. Da guste verla crecer todos los años y cómo aumenta el tamaño de los racimos. Es una maravilla.

No contentos con esto, como al llegar el invierno, hay que podarla para que surja con fuerza nueva en la primavera, a finales de enero, o principios de febrero, el resultado de la poda, todos los palos llamados sarmientos en vez de tirarlos a la basura, se colocan en un rincón y sirven para encender la chimenea, placer sin igual sobre todo para los que nos gusta estar leyendo un libro al calor y olor del hogar en el invierno.