martes, 11 de febrero de 2020

La nieta del bolchevique (novela en construcción)

Lo que tiene que hacer un buen gobierno es  legislar para convertir en delito la prostitución que es  la actividad humana más aberrante, forma de esclavitud más catastrófica del ser humano. Comprar y vender el cuerpo es lo más asqueroso y denigrante del ser humano sean chicos o chicas los explotados, engañados, e introducidos en ese mundo de miseria física, psíquica y económica.
Siempre he ido a contracorriente y he mantenido discusiones sin cuento. Y en ello sigo, tenaz que no terco.
Ayer oía a una miembro del gobierno anunciar una ley que nadie sabe en qué consistirá, si será delito pronunciar la palabra Franco,  o será delito pronunciar “repoblación forestal de pinares”, o la palabra “pantanos”. Yo no veo en ello más que tratar de resucitar lo idiotas que fueron sus abuelos y bisabuelos que se enzarzaron en una guerra civil también catastrófica para que los biznietos sigan enzarzándose en discusiones y divisiones que solo favorecen a los impulsores de tales fechorías, en vez de legislar para  proteger sobre todo a las mujeres más humilladas y explotadas por traficantes de personas, proxenetas y puteros clientes. Pues todavía hay quienes se  definen como feministas y defensores de las mujeres quienes quieren regular esa aberración humana a la que llaman “el trabajo más antiguo del mundo”, con leyes  para seguir manteniendo la sempiterna esclavitud de seres humanos que solo favorece y enriquece a  proxenetas y traficantes. Tengo entre mis papeles algunos retazos de una novela empezada a la que puse título antes de comenzar: “La nieta del bolchevique” para contribuir con un granito de arena a esta causa. Pero veo con alegría que se haya adelantado la escritora Marta Robles con “La chica a la que no supiste amar”. Enhorabuena, Marta Robles, por lo menos ya somos dos feministas. Algo es algo.

Expongo un trocito de mis apuntes  para la redacción en ciernes:

“(El juez y el forense levantan el cadáver. Descubre uno algunas palabras en sus escritos en ruso. “Es espía” -concluye con una palabra otra personalidad, porque aparece en una habitación del Palace.  Ha estado con ella un banquero. Un guarro proxeneta la contrata)


(¿Mejor en tercera persona?) ( ¿O dejarlo en primera?) Empieza el médico forense joven, recién aprobadas las oposiciones a médicos forenses. Fue su segunda autopsia, la primera había sido de un joven muerto en accidente de tráfico….
 Texto:
“Entré en casa con el sombrero y los hombros del abrigo empapados. Dos varillas tercas del paraguas se habían enganchado y tardé eternos minutos o quizá segundos que me parecieron horas, en cerrarlo. No es que tenga una memoria prodigiosa pero recuerdo aquella fecha: un catorce de febrero, día de San Valentín a las tres de la mañana. La noche  era brava  y fría  con la caldera de la calefacción a todo gas. El joven ciprés del jardín había sido vapuleado hasta ser arrancado de raíz por la ventisca de aguanieve que también azotaba los cachivaches sonoros encontrados a su paso amontonándolos contra la pared.  A pesar del estruendo encontré a mi mujer profundamente dormida con un paquete envuelto en papel de regalo y encintado con ostentosa lazada en forma de flor. En lo alto, una etiqueta cursi en forma de corazón enmarcada  con el nombre de la tienda y una leyenda: “Felicidades, amor”. No quise abrirlo para no despertarla con el restallar del papel de celofán. Debía de estar muy cansada porque no se inmutó más que con un cambio de postura. Apagué la luz del vestíbulo y me alumbré descalzo para volver a la cama con la linterna del maletín".

(La noche romántica se esfumó aunque amanecimos abrazados)
(Le cuenta a la mujer por la mañana que se quedó con un cuaderno de la mujer de la autopsia y el juez no se dio cuenta ni el director del hotel, que asustado no había tocado nada de la habitación de la muerta….)

domingo, 2 de febrero de 2020

A vueltas con el género y el sexo


Me ha ocurrido una anécdota: Un hijo de un allegado estaba relatando que “un edificio comenzó a arder cuando todos los vecinos y vecinas  dormían.
Yo, por su bien,  le corregí diciendo que no confunda género  de las palabras con sexo biológico de seres humanos y animales,  y que “vecinos” es una palabra de género masculino, y número plural,  que significa ya vecinos y vecinas, que no hiciera el ridículo con la redundancia. Y se atrevió a decirme que eso era de machistas que van contra la mujeres… y más y más… Se despachó bien el muchacho.
Ya con más paciencia que el Santo Job, me contuve, porque de primera intención me iba a salir llamarle cabestro, pero me contuve diciéndole: “ Vamos a ver, no te voy a dar una lección de gramática ni de historia de la lengua, pero  hasta tú me lo vas a entender con una sola frase:que yo te añado:  “el edificio comenzó a arder cuando todos los vecinos dormían. A pesar de las sirenas de alarma “algunas criaturas” quedaron atrapadas y murieron”. Y le llamé “político” con ironía diciéndole con su propio lenguaje: “ A ver, “político de nuevo cuño” ¿lo pillas”? Y se quedó con cara de lelo, pero no lo pillaba y tuve que seguir: “¿No te das cuen de que  “criaturas” es una palabra de género femenino con la que significamos los dos sexos biológicos de hombres y mujeres tanto vecinos como vecinas que quedaron atrapados? Y el muy  cabestro me respondió:  “ pues no lo pillo, no”
Pues que te den morcillas, y allí lo dejé con su ignorancia a ver si a solas…

lunes, 30 de diciembre de 2019

El tonto del pueblo

Hoy he leído un cuento del tonto del pueblo que elegía un billete  grande de 200 y despreciaba uno pequeño de 400. Pero el cuento desvirtuado responde a una historia verdadera acaecida en mi infancia  y es la siguiente: 

Cuando yo era niño había monedas de un real, moneda grande que valía 25 céntimos de peseta, y otra moneda la mitad de tamaño pero del doble de valor, 50 céntimos de peseta, es decir dos reales.
En el bar de un pueblo de la montaña  de León se reunían todas las tardes los mozalbetes veraneantes de Madrid a echar la partida de cartas o dominó y aparecía siempre el clásico tonto del pueblo merodeando por las mesas de las partidas y pidiéndoles una moneda. Los mozalbetes se reían de él ofreciéndole que eligiera entre una moneda de real grande y una de dos reales pequeña. Siempre elegía la grande de real con las consiguientes risotadas y burlas de los “listos” madrileños. Al dueño del bar, que observó un día la escena, le dio lástima de su “tonto” paisano, lo llevo aparte y le dijo que lo estaban engañando y burlándose y riéndose de él, que cogiera la pequeña de dos reales, a lo que el “tonto” le respondió: “si cojo dos reales ya no se ríen más de mí, y se me acaba el “chollu”. Prefiero todos los días un real que no un día dos reales”. 
¡Menuda lección!

lunes, 1 de julio de 2019

Etimologia de "Apodaka" pueblo e Álava

La historia de cualquier lengua está llena de deformaciones, transformaciones, adaptaciones y composiciones de las palabras de una manera natural al hablar .
Por supuesto, la historia de una lengua es la historia de las palabras habladas, y paralelamente a esa historia, las lenguas que han desarrollado una escritura también han sido transformadas en las escrituras, pero de una manera más artificial e intencionada.
Hace unos días, un lingüista amigo, y euskaldun por cierto, me informaba de la etimología, aparentemente tan rara como el nombre de “Apodaka” pueblo de Álava. Pues como casi todo en la lengua vasca, como “cale” que no es más que “calle” ó “naturala” que no es más que “natural” o “parke” que no es más que “parque”, Apodaka, que parece palabra salida de de las cavernas prehistóricas hace miles y miles de años, no es más que el latín traído a España por los soldados romanos “apud aquam” que significa “al lado del agua” que en la Edad Media se fue transformando en “apodaca” porque siempre ha sido un pueblo al lado del río del que se surtía para beber y para regar. Y ahora les ha dado por cambiar la letra “c” por la letra “k”. ¡Que le vamos a hacer...! Sabiéndolo, no tiene tanto misterio. Dentro de la historia de una lengua veinte siglos es poco tiempo.

domingo, 23 de junio de 2019

La palabra "ruchar"

Ayer, en una conversación, espontáneamente empleé la palabra “ruchar”:   “…ya han ruchado todas las plantas del jardín…”, palabra preciosa, usada normalmente en mi niñez y que en pocas ocasiones la he oído utilizar.
Los académicos de la Real Academia Española dicen que procede de la palabra latina “ERUPTIARE”: 

ruchar
Del lat. *eruptiāre, de erumpĕre 'romper'.
1. intr. León. Dicho de una planta: brotar (‖ nacer de la tierra).
Real Academia Española © Todos los derechos reservados


Yo les digo que me perece  que se equivocan porque considero que procede de “ERUCTARE”. 
¿Que, por qué?
El grupo “Ti”  es lo que se llama en Ciencia Lingüística una “yod primera” como en  “fortia” que evoluciona a “fuerza”, y por lo tanto si procediera de “eruptiare” hubiera evolucionado a “ruzar” pero nunca a “ruchar”.

En cambio, en “eructare”, tenemos el grupo “ct” que es una “yod cuarta.

La yod cuarta evoluciona a “ch”, como  “tructa” que evoluciona a “trucha”, así “eructare” evolucionó  con la elemental pérdida de la “e” y después o simultáneamente a  “RUCHAR”.


Creo que hay muchos personajes mediáticos metidos a académicos por haber escrito unos libros de éxito comercial pero hay pocos lingüistas, conocedores de la Historia de la Lengua y de la Ciencia Lingüística en general. Me perece a mí…

miércoles, 5 de junio de 2019

Juan José Ibarreche, ex-presidente vasco.

J.J. Ibarreche, el que fue presidente del gobierno autónomo vasco, acaba de concluir que España y Francia  no existían como estados con la configuración actual hace 2.000 años. Y concluye que ya había  habitantes  tanto en su pueblo como en los pueblos de Cataluña. Pero todavía no ha estudiado que también había habitantes en Burgos y en Cádiz y en Málaga y en el resto de los lugares de la geografía donde había ríos y fuentes…

A lo que no ha llegado todavía es a estudiar que los “euskalkis” de la lengua vasca ( euskalkiak = dialectos vascos), se formaron a partir del siglo XV-XVI, después de aglutinarse unas cuantas lenguas de los caucásicos que vivieron en la Edad Media junto con los cruzados y templarios, y fusionaron sus muchas lenguas, dos de ellas  el armenio y el georgiano, con el latín vulgar que se hablaba mezclado con el conglomerado de lenguas prerromanas que existían en toda la Península.


Sería conveniente que el ex-presidente leyera la tesis doctoral de Koldo Zuazo, en la que descubre que los dialectos vascos se formaron a partir del los siglos XV-XVI, que por otra parte ya nos enseñaba mi profesor en Salamanca Koldo Mitxelena. Este profesor, al que no llamábamos Koldo sino don Luis Michelena, fue el que inventó la actual lengua vasca en los años sesenta-setenta, el vasco batúa, mezclando varios dialectos vascos, que es la lengua oficial que ahora enseñan en las escuelas o ikastolas.

lunes, 13 de mayo de 2019

Formación de la lengua euskara


Investigadores como estos vienen a apuntalar la hipótesis de mis artículos sobre la antigüedad medieval del euskera y echando por tierra los inventos de Lacarra & cía sobre al sistema fonológico del multimilenario "pre-proto-euskara"  Que sigan investigando hasta que me la conviertan el teoría.


https://www.abc.es/cultura/abci-santa-criz-eslava-ciudad-romana-territorio-vascon-sin-restos-pasado-vascon-201905100421_noticia.html