lunes, 29 de julio de 2013

El armenio se habla en el norte de España. (Con comentarios de lectores)


El armenio se habla en el norte de España.
En el país vasco español y francés y parte de Navarra se habla armenio mezclado con lenguas romances y un sustrato importante de lenguas primitivas prerromanas



(Conferencia pronunciada ante los colegas lingüistas e historiadores en el ágape de la jubilación)


Jesús García Castrillo

Antes de empezar, quiero rendir reconocimiento y agradecimiento a los lingüistas vascólogos y no vascólogos, incluso —por qué no— a los que han falsificado documentos porque, con su trabajo tesonero, esparcieron las semillas de las que yo he podido cosechar las siguientes consideraciones:

Siempre se nos ha dicho que no existen blasfemias en idioma euskara. Ni siquiera se nombra a la divinidad en exclamaciones, exactamente igual que en idioma armenio. Para blasfemar, los vascos utilizan el idioma castellano donde abundan expresiones disfemísticas y procaces. Aparentemente, esta coincidencia no tendría importancia si no viniera acompañada de otras de mayor calado.

Ahora que entro en la “senectus”, inaugurando hoy la “jubilatio”, ya me puedo permitir toda clase de licencias estéticas, por eso, amigos y compañeros, voy a utilizar la blasfemia como recurso literario para enmarcar esta charla. Que nadie se alarme ya que será la blasfemia proferida con la mayor ingenuidad del mundo y sin ánimo de ofender a nadie.

Es la primera blasfemia pronunciada en castellano sin “cagarse” en nada ni en nadie. Simplemente os digo que el euskera no tiene más de ochocientos o novecientos años.


Recopilaba yo fotografías de códices antiguos con los que redactar mi novela “El enigma de Baphomet”, y encontré un escrito del siglo XIII, al que, en un principio, no le di importancia, pues nada añadía a lo que yo buscaba acerca de los templarios.

Después de varios años, he vuelto sobre la fotografía de aquel escrito. Tendría que retroceder sobre mis pasos rebuscando entre las migajas del camino recorrido por archivos catedralicios, para dar de nuevo con el documento original. Quizá en Burgos, quizá en Lerma o en alguna sacristía de un monasterio del antiguo Reino de Navarra, lo cierto es que se me quedó olvidado entre la ingente cantidad de legajos sin clasificar ni estudiar en los distintos baúles y estanterías de las que tanto polvo sacudí en mis investigaciones.

He transcrito la hermosa letra redonda germánica en un castellano del siglo XIII impecable. Y lo he traducido a castellano actual. Dice así el pergamino:
“Nos acompañaba el presbítero Benigno, emisario del obispo Mauricio, quien había vuelto hacía pocos lustros de la tierra de Nuestro Señor Jesucristo, no para realizar trabajos serviles, ya que no se manchó el hábito ni un solo día, sino para traducir, para entender a los canteros, levantadores de piedras, arrastradotes de piedras, pedreros; y trasladarnos sus pensamientos. Estos pedreros y canteros estaban preparados para comenzar las obras de nuestra santa iglesia. Habían llegado días antes desde Sicilia, pero venían de más lejos huyendo de sus enemigos como tantos otros que ya construían, como artesanos sutiles de la piedra, muchas otras catedrales en todos los reinos. Habían llegado por cientos a las costas de Francia, a los puertos franceses de Marselia y de La Ópida, y muchos de ellos con sus mujeres y con sus hijos. Muchos de ellos fueron bienvenidos a la corte de Fernán González. Eran afables y muy cristianos, muy devotos de la Virgen María, de San Bartolomé y San Tadeo, apóstoles de Jesucristo. Su hablar era endemoniado, parecía que ladraban en silencio cuando hablaban entre ellos. Pero sus piernas y brazos eran fuertes como las mismas rocas, de tantas piedras como habían subido a sus hombros potentes para colocarlas en los muros y fabricar los monasterios e iglesias, moradas del Señor de los ejércitos”.

Me lancé sobre este escrito con pasión y lo analicé con lupa, pues de otra manera dice que en los siglos X, XI, XII y XIII de nuestra era, —antes de ayer, hablando en términos de la historia de una lengua—vinieron a Francia desde el lago Sevan, cerca del mar Caspio, oleadas de armenios a construir las más de dos mil edificaciones religiosas, catedrales y monasterios, por la pujanza y riqueza que había adquirido en Europa el poder eclesiástico.
Traté de documentarme sobre la historia de Armenia y sus apóstoles evangelizadores Tadeo y Bartolomé, quienes, años antes que San Pedro emprendiera su largo viaje a Roma ya ellos dos habían evangelizado las mesetas de Karahundg en Armenia. No es de extrañar que “El Libro de los Hechos de los Apóstoles” atribuya a un milagro del cielo, aprender, desde el arameo materno, aquellas lenguas caucásicas tan intrincadas y difíciles, a puro machetazo, sin libros de gramática ni pedagogía en el aprendizaje de idiomas.

Tenía ante mis ojos el documento del que se induce una blasfemia lingüística: rectificar a Koldo Mitxelena y a toda la pléyade de vascólogos, quienes sostenían que el idioma vasco procede de un pan-vasquismo lingüístico universal y primitivo, y que se había quedado aislado desde tiempos inmemoriales en el rincón de las actuales tierras vascongadas, diversificado en tantas modalidades dialectales como verdes valles de Euskadi.


Koldo Mitxelena detectaba substratos lingüísticos prerromanos en todos los pueblos en los que se hablaba su euskara querido. Detectaba raíces lingüísticas de los primitivos prerromanos, también otras palabras que las relacionaba con los pobladores Berones, con su capital Vareia cuyo nombre sobrevive en el nombre de la población actual de Varea con quienes lindaban inmediatamente otras tribus primitivas, y otras al lado de las sierras habitadas por los Várdulos, los Caristios, los Autrigones, los Pelendones y los Aquitanos, todos ellos hablando otras lenguas muy primitivas que, como en todas las riberas de los ríos de toda la Península Ibérica, dejaron substratos lingüísticos: palabras que perduraron en el latín vulgar de los romanos del siglo I.


A pesar de todo, mi profesor Koldo Mitxelena siempre tenía la mosca tras de la oreja: a cada conclusión que llegaba le parecía contradictoria con la anteriormente investigada, exactamente igual que le había pasado a Leibniz, el principio del siglo XVIII cuanto intentó descubrir los orígenes del euskara sin llegar a ninguna conclusión cierta. (http://www.jgcastrillo.com/2013/10/leibniz-investigo-el-origen-de-la.html)


Tanto los simplemente curiosos, como los lingüistas investidos con birretes doctorales, vamos caminando lentos aunque, a veces, a un afortunado como a mí, le acompañe la suerte de dar un paso gigantesco hacia delante, habiendo encontrado un escrito como éste.

A pesar de la evidencia, no quise que me ocurriera como a los vascólogos con las inenarrables “ostrakas” [1] de Iruña Veleia (“óstrakas” les llama el catedrático de la Universidad del País Vasco, Doctor Gorrochategui), el intento de engaño más burdo que alguien haya intentado; y se lo envié a mi amigo y compañero de carrera Iñaki S. Ayestarán de ascendencia “vasca, vasca”, para que lo analizara, pues juntos habíamos seguido con pasión el descubrimiento  de las ostracas  con inscripciones falsificadas en las ruinas romanas de Iruña Veleia, con las que alguien había pretendido demostrar que el idioma vasco figurara falsamente como el idioma más antiguo de la tierra.
Iñaki me señaló dos detalles extraños:
 1) “… Francia…” ¿Existíría como tal nombre de Francia en el siglo XIII?
 2) “… cabe cibdades nomneadas Marselia iet Illa Ópida…”

Sin duda, “Ópida”[2] sólo puede referirse a la ciudad de la costa francesa “La Ciotat”. Pero que en el siglo XIII se conservara “illa” como el antecesor lingüístico del artículo determinado, y que a la ciudad de la costa francesa le llame “Ópida”, y además con una tilde perfectamente señalada, me han hecho permanecer alerta porque pudiera tratarse de la foto de un pergamino espurio. (Desde que me enteré por testimonio de su bisnieto, que un tarraconense del siglo XIX metió en el mar, a cinco metros de profundidad, varias ánforas iguales a las romanas pero fabricadas con sus manos en el torno de alfarero y allí las tuvo casi 60 años hasta que  su padre las vendió a un anticuario italiano y  desde entonces están pasando como auténticas y colgadas en varios museos, la cautela me invade cuando se trata de algún documento antiguo).

De momento sólo contaba con un documento que, a pesar del aspecto primoroso en sus tintas rojas y azules, presentaba dudas de autenticidad. Así que, las falsas ostrakas de Iruña Veleia, y el pergamino del presbítero Benigno del siglo XIII en entredicho han resultado ser el punto de partida que apliqué a mi análisis intuitivo, pues sin ellos no se me hubiera ocurrido retomar los consejos que en su día me diera mi maestro Dr. Pensado Tomé y pensar sobre el origen del idioma euskara. Valoré el método intuitivo para plantear cualquier hipótesis y concluí que, como todo método, no es ni bueno ni malo en sí mismo sino en cuanto son buenos o malos los resultados.

Recordemos que el mismo Dante, en su obra “De vulgari eloquentia” reconoce, por pura intuición, el parentesco de las lenguas vulgares, francés, español, italiano, y provenzal, pero a la vez intuía que no podían proceder del latín —decía— porque el latín era una lengua creada artificialmente (a la manera como Koldo Michelena inventó el oficial idioma Vasco Batúa para las ikastolas), por los doctos oradores romanos; y por lo tanto no estaba sujeta a cambios —¡menuda intuición!—, intuición que cinco siglos más tarde, en el siglo XIX, los lingüistas comparatistas dedujeron con estricta metodología científica que procedían del habla burda de los soldados romanos, que mataban indígenas sin piedad allende montañas y mares, y secuestraban a las doncellas más hermosas.


A la primera intuición seguí añadiendo datos sacados de las distintas ciencias auxiliares, como la historia, la etología, la náutica, la navegación, la arquitectura, y la “gliptografía”, sobre todo la referida a las marcas de los canteros.

Por más que los vascólogos de las ostrakas intenten falsificar, nadie ha encontrado, y por intuición sospecho que nunca encontrará ni una palabra vasca en España, más antigua que la famosa glosa emilianense número sesenta, con la que se devanó los sesos Michelena y otros eruditos sin sacar conclusiones certeras, aunque, eso sí, llenas de fe y de creencia.

Puede ser que esa glosa emilianense[3] esté escrita en turco antiguo, o en cualquier otro idioma, y se trate de otra “ostraka”. Después de lo visto, ¿quién sabe…? Hay derecho a dudar de que sea euskera de la Edad Media. En todo caso, la antigüedad contrastada del códice donde se encuentra no va más atrás del siglo XI de nuestra era, o sea, que la glosa escrita en ese supuesto euskara, puede ser del XII o del XIII o, incluso, más tardío. Para concluir esto, no hace falta metodología matemático-científica: “glotocronológica” con ecuaciones diferenciales de Morris Swadesh, al que el maestro Eugenio Coseriu ya ha criticado con fundamento.
No obstante, y dicho entre paréntesis, a pesar de los pasos fallidos de algunos de los planteamientos del método Swadesh no es mi intención descalificarlo y prescindir de su aportación a la ciencia lingüística, porque sigue siendo útil para comparar las lenguas y abrir caminos que conduzcan a hipótesis válidas e, incluso, a concluir algunas teorías lingüísticas.

Durante mi último viaje por países asiáticos, cuando llegué a Armenia, me interesé por el idioma y probé si las cuatro palabras que conozco del idioma vasco, coincidían en la fonética y el significado con las correspondientes en idioma armenio. Deseaba comprobar por mí mismo, in situ, lo que me había enseñado hace casi cuarenta años el Dr. Pensado Tomé en las clases de la Universidad de Salamanca: la similitud del Vasco con los idiomas del Cáucaso. No era similitud lo que había, sino que eran iguales o con una diferencia mínima en la calidad vocálica de algunas palabras.

Al regresar a mi casa, repasé los libros y apuntes de la carrera y añadí otras lecturas de artículos que no conocía, sobre glotocronología y demás ciencias auxiliares de la lingüística actual. Repasé el “Vidos”, el “Coseriu”, y hasta el “Lausberg”, mis libros de texto; volví a reaprendérmelos de memoria como en nuestros viejos tiempos universitarios. Y leí todo lo que pude sobre el vasco y el armenio.

Y volví sobre el pergamino de marras, al que, cuanto más acercaba la lupa más se me desvanecía.

Seguí investigando y llegué a conclusiones sorprendentes, hasta que ya no me hacía falta mi pergamino, ya fuera verdadero, ya fuera falso. Sólo me había servido de él como punto de partida para despertar la chispa en cuanto al viraje que ha de tomar la senda de las investigaciones lingüísticas con respecto a la antigüedad de la lengua de Sabino Arana.

Como la posibilidad de que alguien, bromista o falsificador intencionado, haya introducido pergaminos falsos entre los archivos de las catedrales es altísima, habría que sentar  la hipótesis de que es falsa su antigüedad, por si acaso… lo que tenía que haber hecho mi profesor Koldo Mitxelena cuando le asaltaban dudas acerca de la antigüedad del idioma vasco. No obstante, siempre consideré que era un lingüista riguroso y honesto.

Entonces no se podía entrar a investigar en archivos y bibliotecas de la Unión Soviética, y mucho menos, habiendo sido cruelmente perseguido por el régimen de Franco, por lo que Mixtelena se urgía, a sí mismo, en confeccionar ese esperanto artificial del “Euskera Batúa”, aglutinando los rasgos, según se entresaca de mi escrito, del armenio, del georgiano y de otras lenguas kartvelianas, que trajeron los canteros medievales huyendo de los que, en el Cáucaso, los perseguían a muerte; y, sin embargo, en la actual Francia y norte de la actual España —no hace falta denominar con las subdivisiones medievales— eran considerados como dignísimos artesanos encumbrados socialmente, aunque a duras penas pudieran hablar unas palabras de latín, idioma que en esos siglos estaba derritiéndose en desgajamientos provenzales, aragoneses (entiéndase también catalán), leonés, gallego y castellano.
Yo me pregunté: ¿habrán perdurado en mayor cantidad en el armenio y georgiano de los cultos y organizados canteros medievales de los siglo X y XI?

Recordemos que únicamente las riberas de los ríos de toda la Península, con escasos vanos transitables entre las tupidas selvas, estaban pobladas por indígenas que, si bien solamente el reyezuelo vestía con pieles toscas y los súbditos desnudos, ya articulaban palabras tales como “rrasko”, “rruguiu”, “vaika”, “barro”—evito las transcripciones fonéticas— y tantas otras palabras primitivas, pertenecientes a guturalizaciones o a articulaciones laringales comunes a todos los hombres primitivos, y otros modos expresivos cuasi-articulados, con las que nuestros ancestros hispanos llamaban a la pareja cuando deseaban amarse o se invitaban a dar un paseo por la playa observando el sol y la luna imaginando solamente que aquellos luceros, como seres superiores, los observaban y les proporcionaban luz calor y vida. Hasta bien entrada la Edad Media, otros reyes rubios y conquistadores no empezaron a usar pieles de armiño en sus capas blancas con pintas negras en las puntas de los rabos.

En tiempos de Michelena, también en Salamanca, escuché una conferencia sobre la belleza literaria en la Biblia, allá por el año sesenta y tantos, a un fraile dominico de San Esteban. Éste no sólo recitaba de memoria a Tito Livio, a Jenofonte, el Gilgamesh o el libro del Génesis en hebreo. ¡Qué bárbaro! ¡Era un lingüista de los de antes! Descifraba jeroglíficos egipcios y todo el cuneiforme que se le presentara. Al terminar de recitar los capítulos del arca de Noé, comunicó tal emoción que levantó al auditorio como el mayor divo de la ópera de Bayreuth y arrancó en el público el más caluroso aplauso. ¡Menuda retórica!

Independientemente de las discusiones entre paleontólogos y exegetas, la belleza literaria de los capítulos ocho, nueve y once del Génesis, que comentaba, es inigualable entre los textos antiguos de la Humanidad. Después del diluvio universal: “se cerraron los manantiales del abismo del mar y las cataratas del cielo…” “… Y el arca, el día 27 del mes séptimo reposó sobre los montes de Armenia …”[4] ¡Ojo, que dice: los montes de Armenia!

En el cap. 10 se narra la descendencia de Noé y termina diciendo: “Estas son las familias de Noé, repartidas en sus pueblos y naciones. De estas (familias) se propagaron las diversas gentes en la tierra después del diluvio.

 Y empieza el capítulo 11 diciendo: “- Todo el mundo hablaba una misma lengua y empleaba las mismas palabras”.  “…se llamó Babel (que quiere decir confusión): allí, en efecto, el Señor confundió la lengua de los hombres y los dispersó por toda la tierra”.


Después de leer el ingente trabajo de Alfredo Trombetti,[5] sólo puedo sorprenderme ante las conclusiones lingüísticas que llevan a asombrarse doblemente al cotejarlas con la excelsa literatura del libro del Génesis arriba citado, lo que, a su vez, apunta a sostener la teoría de la monogénesis de todas las lenguas del mundo, entroncando así con la teoría sostenida por Michelena y sus discípulos, profesores de las “ikastolas”, que de sus enseñanzas han bebido.


Da la impresión, dados los resultados monogenistas a los que han llegado Michelena en su día, y hoy Lakarra, Gorrochategui y otros entusiastas vascólogos, de que pretenden considerar el euskera como la protolengua de la humanidad, de que parten del mismo axioma que la Biblia, como si se tomaran al pie de la letra la Sagrada Escritura del Génesis, y de que no dudaran en establecer que el euskera, el armenio y otras lenguas del oeste del mar Caspio fueron la misma lengua desde Adán y Eva hasta la Torre de Babel, y desde la Torre de Babel empezó a fragmentarse.

Con una coctelera así, en la que agitan la teoría de la monogénesis mezclada con un poco de fundamentalismo religioso y algo de exclusivismo protagonista, el cóctel está servido: la lengua primigenia del ser humano en su sentido más literal y exento de toda exégesis es el pre-protovasco o el pre-protoeuskara, como se gusta en llamar modernamente.

Pero con los nuevos estudios e investigaciones tanto de lingüistas como historiadores, etólogos, sociólogos, biólogos e, incluso, matemáticos como el mencionado Morris Swadesh, se ha dado un viraje de ciento ochenta grados al punto de mira, hacia una poligénesis de las lenguas.

Es curioso que el armenio y el georgiano tengan, aparentemente, más parecido con el euskera que entre sí, cuando, en realidad, los hablantes de ambos idiomas en Armenia y Georgia son pueblos fronterizos. Y sin embargo, por el método Swadesh, el armenio no da parentesco con el euskera. Por la fe ciega en este método “científico-matemático” es por lo que han apuntalado su inmovilidad los defensores de que el idioma vasco y el armenio hablado en el Cáucaso no mantienen relación; y que si en algo se parecen algunas palabras, habrá sido por contagios y préstamos lingüísticos de unas lenguas a otras en el discurrir de las lenguas creadas por poligénesis.

Sin embargo, hablando de los idiomas del Cáucaso, veamos una curiosidad toponímica: en Georgia existe un monte Gorbeya como el monte más alto de Bizkaia y Alaba. El macizo de Gorbea —obsérvese la proximidad fonética Gorbeya-Gorbea— es uno de los enclaves con gran significado para los vascos, que además de reunir el incentivo de la verde naturaleza, está estrechamente ligado a la historia de Vizcaya. Su altura y localización le otorgaron el privilegio de ser uno de los cinco montes bocineros, desde donde mediante cornetas y hogueras se enviaban mensajes al pueblo.

También en Armenia existe el monte sagrado Ararat (como la sierra Aralar entre Alaba, Gipuzkoa y Alta Navarra) y también un monte de nombre Gora (que significa “montaña, altura” en el idioma de la zona armenia y “gora” significa "arriba" en euskera).

Cuando me enteré de que por Armenia discurre el río “Araxes” y que el mismo nombre de río Araxes discurre por Euskadi,  y de que en antiguo armenio, para decir “valle” decían “arn”, igual que en actual euskera, “aran”, y que ha evolucionado a actual armenio “ard”,[6] había que seguir con las intuiciones a la manera de Dante. No me quedaba otro camino que prescindir, de momento, del método deductivo-matemático de ecuaciones diferenciales para seguir sacando conclusiones.

Acumulé información y encontré una mina, por lo que ya no me importó que el susodicho pergamino escrito en español del siglo XIII fuera falso y proscrito, como falsas son las ostrakas de Iruña Veleia; y abandoné el carácter auxiliar de mi pergamino para seguir intuyendo que el vasco es el mismísimo idioma armenio, sobre todo cuando descubrí parte de los trabajos del Profesor Vahan Sarkisian, catedrático de Lingüística Románica de la Universidad de la capital de Armenia; pero con las debidas reservas todavía, por si acaso era falso también lo que decía en sus ensayos, desconfiando, después de la patraña de los letreros de las inscripciones de Iruña Veleia.

Me puse en contacto con Cristian Sirouyan, periodista armenio residente en Argentina, nieto del autor de “Historia del pueblo Armenio” y le pregunté  si las cien palabras –vascas- que le enviaba , significaban algo en armenio; y me contestó señalando que significaban lo mismo que el Profesor Sarkisian decía. Este es el e-mail:

“Hola Jesús,
Le envío la lista de las palabras en armenio que pude chequear. Todas las que no tienen ninguna aclaración son correctas en cuanto a su significado y la escritura en fonética. Otras van acompañadas de aclaraciones. Pude revisar la mayor parte. Le debo algunas.

- ain
- ainpes
- ainkhan: se escribe y pronuncia "ainkán", sin la h
- ais: no significa "viento" sino que es el pronombre demostrativo "este". "Viento" es "hov" o "kamí"
- hon
- andi: debe ser "andín" o "antín", que no significa "de allí" sino "más allá"
- andranik
- ara
- arat
- arrats
- arti: debe ser "artík", que significa "oveja salvaje". Oveja es vochkhar
- areg
- arrand: debe ser "ierrand"
- arrú
- arruoit
- arthun: debe ser "artún"
- arch
- hast
- pahel
- baimán
- baitz
- batzarrík
- valutz: debe ser "vaghutz"
- merdz
- djardel
- denel: debe ser "dnel"
- elkh: debe ser "ielk"
- kaitarr
- gari
- khachal: debe ser "kachal"
- geragoin
- khandel: debe ser kandel
- khich: debe ser "kich"
- gohanal
- koit: debe ser "kuit"
- handés
- hastatel
- vrrentel
- hurti
- jarangel
- khan: debe ser "kan"
- xarxul: debe ser "kharkhul"
- xartel: debe ser "djartel"
- kotratel: debe ser "kotrel"
- mah
- merrunch
- murtz: "puño" es "prruntsk" / "murdj" (no "murtz") significa "martillo"
- orrnotz: debe ser "vorrnotz"
- bezketel: debe ser "bzktel"
- phor: debe ser "por"
- phuch: debe ser "pchotz"
- tsak: debe ser "dzak", que significa "hueco" o "agujero" (no "herida"); "herida" es "verk"
- san
- tzetz
- darel: debe ser "dadrel"
- dadar
- teghi: debe ser "tegh"
- thoil: debe ser "tuil"
- thukh: debe ser "thuk"
- char
- charagoin
- chemerthgel
- zat: significa "separado" / "porción" o "pedazo" es "mas" o "gdor"
- teghi: debe ser "tegh"
- archateghi: debe ser "archategh"
- handisateghi: debe ser "handisategh"
- tsaval / tsavalateghi / tsavalkoiti / ormatsaval: "tsavalí" significa "doloroso"; "tsav" es "dolor"; "ancho" es "entartsak" o "lain"
- areg: significa "sol", como correctamente indica el listado; de todas maneras, el término más utilizado en armenio para "sol" es "arev"
- aregi-kichi: debe ser "kich areg"
- aregiteghi: debe ser "aregitegh"

Espero que le sea útil, un abrazo,
Cristian Sirouyan”


No podía creer lo que estaba comprobando con mis propios ojos.
Ya no hace falta más que preguntar a un vascólogo las mismas palabras  para que identifique las que aprecie como palabras del vasco. Cualquier vascoparlante puede comprobarlo. Tampoco es necesario comprobar “cognados” ni “falsos amigos” lingüísticos, ni otras apreciaciones como estas, de experto lingüista.

Ni siquiera hace falta la inducción, para concluir nada. No hace falta ser lingüista especialista ni en ostrakas ni en glotocronología, ni en método Swadesh. Sólo hace falta sentido común para deducir que el idioma vasco actual unificado no ha existido más que en la imaginación de Michelena que lo fabricó artificialmente para consumo de políticos y para un no sé qué de sentirse distintos y aglutinados. No existe la lengua vasca unificada sino un conglomerado lingüístico de más de veinticinco hablas vascas, tanto en las tierras vascongadas francesas como españolas.

Claro que hubo pueblos primitivos en Euskadi, que farfullaban lenguas primitivas, igual que los hubo en toda la Península Ibérica, como los ligures o los tartesios, o los celtas, o los “malagueños” de las cuevas de Nerja;
Pero el “grueso, grueso”, del corpus lingüístico del norte de España y suroeste de Francia es idioma armenio, que es a lo que actualmente se le llama “vasco, vasco”, el euskera, amén de influencias de las ya rodantes lenguas romances aledañas, lo que los lingüistas profesionales llaman adstrato lingüístico, que tantas huellas han marcado a las múltiples hablas de los valles vascongados. Igualmente que en castellano han perdurado palabras de aquellos primitivos como “perro” o “arroyo”, en euskera han perdurado otras palabras de los antiguos bárdulos, autrigones y otras tribus, en cantidad muy superior, porque las condiciones geográficas favorecieron mayor aislamiento.

Koldo Michelena, mi profesor en los cursos de doctorado en la Universidad de Salamanca —1974-75— nos hablaba en sus lecciones magistrales sobre el dominio lingüístico ibérico, de una antigüedad de cinco o seis mil años antes de Jesucristo y detectaba en el euskera muchas palabras primitivas del substrato lingüístico prerromano mucho más numerosas que en castellano o en catalán o en gallego. Esos substratos lingüísticos sí que pueden datar de la era Magdaleniense o de antes.  El profesor Michelena dudaba de que los prerromanos hablaran el actual euskera, porque cuanto más lo sostenía, más se acercaba tomar el pasaje bíblico al pie de la letra.

No es posible que, si el vasco y el armenio hubieran sido parte del pan-vasquismo extendido por todo el orbe, y separado no sólo por más de cuatro mil kilómetros sino, sobre todo, por unos cuantos milenios, conservaran, al menos —y todavía hay que seguir estudiando—, seiscientos vocablos detectados exactamente iguales.

No vamos a aburrir a nuestros lectores con la teoría de la ergatividad o los cognados o las palabras “falsos amigos”, con lo que ya se entretienen en sus tesis los nuevos doctorandos. Es suficiente exponer algunos ejemplos de la susodicha lista de palabras en vasco y en armenio que ya expuso el profesor de Yerevan:

“1. vasco. aina “aquel, aquello, aquella” - armenio.  ain(gen. ainu) “id”
2. vasco. ainbeste “tan, tanto (como aquel)” -armenio.  ainpes (dial. ainpest) “como aquel, de aquel modo”
3. vasco. aingana “tanto como aquel” - armenio.  Ainkhan (dial. aingan) “ tanto como aquel” (cf. haingoin “como aquel”)
4. vasco. (h)aize “viento” - armenio.  ais “viento”
5. vasco. (h)an “allí” - armenio.  hon “allí”
6. vasco. (h)andi (var. anti) “de allí” - armenio.  Andi (var. anti) “de allí”
7. vasco. (h)andiari “grandeza” - armenio.  Andranik “mayor, superior”
8. vasco. andena “grupo, tropa” - armenio.  Andeai “grupo, tropa de animales”
9. vasco. (h)antz “parecido, semejante” - armenio.  hantz “parecido”
10. vasco. hara “he allí” - armenio.  ara “he allí, mira”
11. vasco. (h)aran “valle” - armenio.  aran “valle”
12. vasco. aradiza “imperefección dejada por una enfermedad” - armenio.  arat “ imperfección, defecto”
13. vasco. arasta “sentencia” - armenio.  arrats “sentencia, proverbio”
14. vasco. ardi “oveja” - armenio.  arti “oveja”
15. vasco. argi “luz” - armenio.  areg (gen. aregi) “sol”
16. vasco. arrandia “afán, anhelo” - armenio.  Errand (gen. errandi) “energía”
17. vasco. arru “barranco” - armenio.  arru “riachuelo”
18. vasco. arrueit “esforrocino, sarmiento bastardo” - armenio.  arruoit “trebol, alfalfa”
19. vasco. artha “cuidado, solicitud, diligencia” - armenio.  arthun “diligente, despierto”
20. vasco. artza “oso” - armenio.  arch (dial. horch) “oso”
21. vasco. astun “pesado” - armenio.  hast “grueso, pesado”
22. vasco. bahi-tu “apresar, detener” - armenio.  pah-el (dial. bah-el) “guardar”
23. vasco. baimen “permiso, consentimiento” - armenio.  paiman (dial. baiman) “condición, acuerdo, consentimiento”
24. vasco. baizik “sino, más que” 2.”sino que” - armenio.  baitz “pero, pues” 2.”sino que”
25. vasco. bakarrik “solamente” - armenio.  Batzarrik “excepcional, único”
26. vasco. barzia-tu “punzar” - armenio.  vars-el “punsar, clavar”
27. vasco. belu “tarde” - armenio.  val (gen. valu) “antiguamente, tardío”
28. vasco. beluz-ko “tardecito” - armenio.  valutz “hace rato, hace mucho”
29. vasco. berta “cerca” - armenio.  merdz “cerca” (cf. merdzavor “próximo”)
30. vasco. bits “espuma” - armenio.  bits “huella sucia, mancha”
31. vasco. buru “cabeza” - armenio.  poir (var. pur) “cabeza”
32. vasco. dzart egin “romperse una cosa” - armenio.  djard-el “romper”
33. vasco. eden “caber” - armenio.  den-el “poner, colocar”
34. vasco. elge “llano” - armenio.  yilk “llano”
35. vasco. elki “salida” - armenio.  elkh (gen. elkhi) “salida”
36. vasco. erkin “la que está con dolores de parto” - armenio.  erken “dolores de parto”
37. vasco. gaita “buen humor” - armenio.  kaitarr “vivaracho, gallardo”
38. vasco. gari “trigo” - armenio.  gari “cebada”
39. vasco. gasoil (garsoil) “calvo” - armenio.  Khachal “calvo”
40. vasco. geiago “más” - armenio.  geragoin “más alto”
41. vasco. gendu “quitar” - armenio.  khand-el “destruir”
42. vasco. gitxi “poco” - armenio.  khich (gen. khichi) “poco”
43. vasco. gitxiago “ménos” - armenio.  Khechagoin “ménos”
44. vasco. gohain-du “hastiarse” - armenio.  gohan-al “contentarse”
45. vasco. goiti “residuo, sobra” - armenio.  koit (gen. koiti) “montón, cúmulo”
46. vasco. handies-te “exaltación, glorificación” - armenio.  handes “rito solemne, fiesta, exposición”
47. vasco. haritx “roble” - armenio.  harrich “roble”
48. vasco. haztatu “probar, confirmar” - armenio.  hastat- el “probar, confirmar”
49. vasco. horma “pared” - armenio.  orm (gen. ormo) “pared”
50. vasco. hurrundu (hurruntu) “alejar” - armenio.  vrrend-el (vrrent-el) “expulsar, alejar”
51. vasco. hurti “abundante en agua” - armenio.  Hurthi “abundante en agua”
52. vasco. irur “tres” - armenio.  erir “tres veces”
53. vasco. jarauntsi “heredar” - armenio.  jarang-el “heredar”
54. vasco. jori “abundante, rico” - armenio.  yoyr (gen. yoyri) “gordo, espeso, hinchado”
55. vasco. kain (gain) “tan, tanto” - armenio.  khan “tan, tanto”
56. vasco. karkoil “brusco, tosco, deforme, feo” 2.”decadente” - armenio.  xarxul “decadente, movedizo”
57. vasco. kartha-tu “romper, quebrar” - armenio.  Xartel “limar”
58. vasco. katra-tu “rompor, quebrantar” - armenio.  kotrat-el “desmenuzar, hacer pedazos”
59. vasco. keina “amenaza” - armenio.  khen “amenaza”
60. vasco. korta “sel, prado” - armenio.  kord (gen. kordo) “tierra no labrada”
61. vasco. matsarno “vino” - armenio.  machar “vino nuevo”
62. vasco. mahu-tu “morir, matar” - armenio.  mah (gen. mahu) “muerte”
63. vasco. matuts “denso, espeso” - armenio.  Matsutzik “denso, espeso”
64. vasco. murruntza “mugido” - armenio.  Merrunch “mugido”
65. vasco. murtzi “puño” - armenio.  murtz “puño”
66. vasco. nagatu “asquearse, detestar” - armenio.  naxat-el “insultar, injuriar, ultrajar”
67. vasco. oin “pie” - armenio.  (dial.) oin “pie”
68. vasco. oker “torcido” - armenio.  kerr “torcido”
69. vasco. ordo “llano, llanura” - armenio.  hord “llano”
70. vasco. orroe “bramido, rugido” - armenio.  Orrnotz “bramido, rugido”
71. vasco. otz “frio” - armenio.  oits “frio”
72. vasco. otzago “más frio” - armenio.  oitsagoin “más frio”
73. vasco. patari “alimaña, animal danino” - armenio.  patchar (gen. patchari) “animal”
74. vasco. pitxi “adorno” - armenio.  pechin “adorno”
75. vasco. pixar “poco” - armenio.  pitsarr “un poco, pequeña cantidad”
76. vasco. pizki-tu “hacer hilachas” - armenio.  bezket-el “destrozar, hacer pedazos”
77. vasco. porro “panza” - armenio.  phor (gen. phoro) “vientre”
78. vasco. putz “soplo” - armenio.  phuch “soplo”
79. vasco. putzuka “abotagado, inflado” - armenio.  (dial.) phechuk “hinchado”
80. vasco. sakhi “herida de instrumento cortante” - armenio.  tsak (gen. tsaki) “hueco, herida”
81. vasco. sein “nino” - armenio.  san “alumno”
82. vasco. sasta-tu “pinchar, punzar” - armenio.  sast-el “increpar”
83. vasco. sits “polilla” - armenio.  tzetz “polilla”
84. vasco. takara “golpe” - armenio.  thak-el }golpear”
85. vasco. tari “interrupción, cesar” - armenio.  dar-el “cesar”, dadar (dar-dar) “interrupción”
86. vasco. tegi “lugar” - armenio.  teghi “lugar”
87. vasco. toil “ torpe, tardo, lento” - armenio.  Thoil “débil, flojo”
88. vasco. thu “saliva” - armenio.  thu “saliva”, thukh “salivas”
89. vasco. txabal (dimin. de zabal) “ancho” - armenio.  chapal (cf. tsaval “ancho”) “extendido, prolongado”
90. vasco. txar “mal, malo” - armenio.  char “mal, malo”
91. vasco. txarrago “peor” - armenio.  charagoin “peor”
92. vasco. tximikatu “pellizcar” - armenio.  chemketh-el “oellizcar”
93. vasco. tximur “frunce, arruga” - armenio.  Chemurr “frunce, arruga”
94. vasco. tximurtu “arrugar, doblar” - armenio.  chemerth- el “arrugar”
95. vasco. txibita “mayal, vara” - armenio.  chipot “vara, mayal”
96. vasco. urduri “inquietar” - yordor-el “irritar, incitar”
97. vasco. urru “espeso, abundante” - armenio.  Urr “hinchado, colmado”
98. vasco. usin “avalancha de nieve” - armenio.  Usin “avalancha de nieve”
99. vasco. zabal (xabal, xapal) “ancho” - armenio.  Tsaval (chapal) “ancho, extendido”
100. vasco. zati “porción, pedazo” - armenio.  Zat “parte”.”


“Como se ha dicho, con esto no se acaba la larguísima relación de las coincidencias lexicales vasco-armenias, pero nosotros nos limitamos con los 100 paralelísmos expuestos. La primera impresión que se puede sacar de esta lista, es la comprensibilidad mutua: las palabras expuestas no piden traducción ni para los vascos ni para los armenios. Otro rasgo importante es la actualidad de las coincidencias vasco-armenias: casi todas las voces expuestas se usan hoy día tanto en el euskera como el armenio. Y, por fin, las coincidencias presentadas ofrecen gran productividad en ambas lenguas. Las coincidencias vasco-armenias llegan hasta tal punto que permiten formar muchas composiciones mutuamente comprensibles. Si dos palabras aisladas son comprensibles a los vascos y armenios, la aglutinación de ellas no provocaría grandes dificultades para comprender la forma compuesta.”

Y esta es la mayor prueba inductiva de que la antigüedad del desgajamiento y comienzo de la actual lengua euskara no tiene más de 800  ó 900 años.

“Presentamos algunos ejemplos de este tipo:

1. Vasco. tegi - armenio.  teghi “lugar”.vasco. artzategi “lugar de osos” - armenio.  Archateghi “lugar de osos”
vasco. handiestegi “lugar de glorificación” - armenio.  handisateghi “id” vasco. hariztegi “lugar de robles” - armenio.  harichateghi“id”, etc.
2. Vasco. zabal “ancho” - armenio.  tsaval “ancho” vasco. zabaldegi “lugar ancho” - armenio.  tsavalateghi
“id”
vasco. zabalgoiti “cumulo ancho” - armenio.  Tsavalkoiti “id” vasco. ormazabal “muro ancho” - armenio.  Ormatsaval “id”, etc.
3. Vasco. argi “luz” - armenio.  areg (gen. aregi) “sol” vasco. argizabal “aurora ya clara” - armenio.  Regitsaval “sol ancho” vasco. argi-gutxi “vislumbre” - armenio.  aregi-khichi “poco sol” vasco. argitegi “lugar iluminado” - armenio.  Aregiteghi “lugar soleado”. ”

Los esfuerzos tan ímprobos de Owstrowski haciendo ciencia lingüística, analizando comparativamente, el vasco, el sánscrito, el griego clásico, y el latín, no nos han servido de nada a pesar de la metodología científico-lingüística aplicada. Mostremos solamente un ejemplo:

Manfred Owstrowski

Vasco
Sanskrito
Griego Clásico
Latín
"(Yo) soy"
naiz
asmi
eimi
sum
"(tú) eres"
haiz, zara
asi
ei
es
"(el,ella) es"
da
asti
esti
est
"(nosotros) somos"
gara
smaH
esmen
sumus
"(ustedes) son"
zarete
stha
este
estis
"(ellos) son"
dira
santi
eisi(n)
sunt

Después de los hallazgos del profesor Sarkisian, sólo me ha quedado cotejar fechas y algunos hechos culturales e históricos más sobresalientes, para que me queden pocas dudas en atreverme, por lo menos, a proponer un giro de ciento ochenta grados en las investigaciones sobre la lengua vasca.

Tengo que considerar el hecho de la extensión de la devoción a San Jorge, sobre todo en las tierras más orientales de España y Francia, y al trasiego de barcos por todas las costas del Mediterráneo y mar Negro, las rutas desde nuestras costas más orientales desde Provenza y Cataluña hasta Sicilia, Chipre, Constantinopla, costas de Trapisonda y  Batumi. (Batumi, en la costa de la actual Georgia, tierra natal de Stalin).

En el hecho histórico de la existencia de San Jorge tal y como relatan las tradiciones, no voy a emplear esfuerzos, porque lo que interesa a nuestra contemplación es el mensaje que encierra y, sobre todo, la difusión de su vida y obra en Europa; más concretamente en la actual Cataluña. Este soldado armenio de la antigua Capadocia, un día provincia de Roma —del mismo lugar que, en la actualidad, una empresa catalana de turismo turco, gestiona el negocio de viajes en globo por entre los “bosques fálicos” sobrevolando las ciudades subterráneas, y otras maravillas históricas—, era en el siglo XI tan popular y venerado en el reino de Aragón —actual Aragón y Cataluña—, y en Francia, que se le atribuían gestas y milagros por todos los rincones de Europa y en las campañas de la Reconquista. Sin duda, el trasiego de personas entre Europa y Armenia y Georgia fue profuso, intensísimo, con viajes de ida y vuelta, sobre todo por mar, que era más corto, porque los ejércitos tardaban en el trayecto por los caminos al menos cuatro meses. Naturalmente, esa devoción al soldado del dragón, no ha podido borrarla ni Lenin ni Estalin ni el Soviet Supremo, y no por falta de ganas de borrar su memoria histórica. En la plaza de Tibilisi se erige San Jorge o San  Jordi en monumental columna después de haberse mantenido expuesta la estatua de Lenin durante cincuenta años.
No en vano ha dado desde entonces, no sólo nombres entre nosotros a todos los “[Yordis]” y Jorges sino a los Georges franceses e ingleses, como al estado de la misma Georgia. Se hace evidente la gran influencia de las leyendas Georgianas en Europa, y esto sólo puede deberse al asentamiento medieval de georgianos y armenios en España y en Francia.

 Como nota importante, he de recordar que algún vascólogo de los que investigan el actual vasco, sí que ha encontrado en el euskera muchas palabras del actual idioma georgiano y no precisamente incrustado en una ostraka sino en el habla cotidiana de algunos caseríos vascos.

¡Hay que seguir profundizando en la desconocida Edad Media! ¡No nos queda más remedio! ¡La realidad es tozuda! Tenemos miles y miles de documentos todavía bajo el polvo, elementos artísticos y arquitectónicos y otras fuentes diversas como para conocerla.

Lo que es más difícil de conocer, a pesar del empeño de los historiadores profesionales de la lengua, es cómo se hablaba en la era magdaleniense, hace miles de años y los grupos sanguíneos de la especie humana en aquella época lejana entre los valles de Vizcaya y Donosita, sin ningún dato más que troncos de árboles y alguna piedra de sílex. ¡Ah! Y de la Iglesia y del Papa no hagamos caso, que siempre le han hecho ascos a estas tradiciones georgianas porque los jerarcas, comparados con el pueblo llano, son unos incrédulos de los milagros… Para comprobarlo no hay más que mirar los documentos del Vaticano al respecto.

Con todo esto ¿para qué me sirve mi documento del siglo XIII? Para nada; para tirarlo a la basura, porque sin duda es una ostraka falsificada. Lo que no son ostrakas son estas reflexiones que voy desgranando. Pongamos un poco de rigor, porque si no, puede parecer que me estoy burlando con el vapuleo a la palabra “óstraka”. La palabra óstraka, en realidad, está mal empleada. Confieso que he utilizado la ironía para algo muy serio. Pido disculpas por la pereza que me da volver a redactar desde el principio; no es cuestión de andar corrigiendo, porque “óstraka” es una palabra griega que significa “cascotes” en plural, cascotes de cacharros rotos de barro —los cascos viejos, que llaman nuestros alfareros al montón de desechos de sus trabajos—, donde los atenienses escribían en asamblea el nombre de los que querían echar al destierro por “chorizos” o malos ciudadanos. En un “óstrakon”, palabra en singular, con un punzón escribían el nombre del expulsado de la ciudad por este procedimiento del “ostracismo”. Cuidado con las ostrakas porque más de la mitad que se exponen en los museos, son falsas: es muy fácil coger cualquier cascote de unas ruinas, y grabar un nombre. Cualquier día aparece el nombre del presidente de Euskadi en una “ostraka” de Iruña Veleia. Total: que mi pergamino, concluyo, no me sirve más que para haber comenzado estas páginas.

El abuelo de Cristian Sirouyan, escribió una historia del pueblo armenio de la que extraigo esta cita: “Los armenios recibieron con entusiasmo a los cruzados y colaboraron con todos los medios a su alcance”.[7]

¿Alguien puede pensar que, habiendo participado en el mismo bando de las guerras bajo la misma cruz y con las mismas creencias: armenios, españoles y franceses de los siglos X y XI, jugándose la vida estrechamente juntos, no se iban a hacer amigos para siempre ofreciéndose cobijo mientras estuvieran perseguidos a muerte, y que juntos hollaran las rutas de las cruzadas, por tierra a través de Grecia, Italia y Francia; y por mar costeando Grecia, Italia y Francia? Es verdad que un amigo es un tesoro… que se puede perder; pero un amigo forjado en la guerra es un tesoro imperdible y eterno.

No podemos olvidar que los pueblos armenios y georgianos, fueron desde el siglo VI antes de Jesucristo, los grandes artesanos de la piedra. Hasta las bóvedas y cúpulas de las construcciones centro-asiáticas son de piedra. Y artesanos también de la madera, de grandes bosques, que durante siglos fueron talados y tallados con hachas en los periodos de entreguerras y persecuciones de los islámicos contra los armenios, el primer pueblo cristianizado por los apóstoles de Jesucristo y el más convencido y defensor del Evangelio.



¿Qué iban a hacer los armenios masacrados y espantados sino buscar la vida por tierras lejanas donde no fueran perseguidos y matados por los islámicos turcos selyúcidas que devastaron cruel y truculentamente toda Armenia? Algunos armenios tuvieron que refugiarse en los montes Tauros, otros en Cilicia, la tierra de San Pablo, y otros, los más cultos y decididos, se lanzaron al mar al lado de sus correligionarios  cristianos europeos que los protegían, sobre todo a los que dominaban el arte de las construcciones con piedras de todas las formas y tamaños.

¿Dónde iban a refugiarse que mejor vida les esperara, que en las logias de las catedrales que se estaban construyendo? No olvidemos que los constructores eran los más cultos en esos tiempos. Es fundamental este aspecto, ya que mantenemos como indiscutible constante histórica que el grupo de hablantes más culto es el que siempre ha impuesto su lengua cuando ha entrado en contacto con otro grupo humano de inferior cultura.

“El ser humano más cultivado era el “faber”, el “constructor” por contraposición al guerrero —más intrépido pero siempre más inculto—, y al siervo de la gleba. El gran oficio del hombre siempre ha sido construir sus mejores edificios con piedra y madera compartiendo el ambiente creador y artístico de los más instruidos y egregios de aquella sociedad. De la Edad Media se conservan, por todas partes, grabados, frescos románicos, capiteles, canecillos que representan al “homo constructor” como exponente de una clase altamente cualificada, como grupo culto y selecto.
¡Madera y piedra siempre han sido los materiales más nobles!
Abundan las pinturas y esculturas que representan el eterno oficio de manipular las piedras, darles formas y colocarlas en sus lugares con intención de eternidad.
Se mantuvieron fuertes estos mozos hercúleos en sus logias, al lado de las catedrales y los monasterios, compitiendo en saber con los frailes en cuyas bibliotecas se encerraba todo el saber de su tiempo, con los artistas y artesanos más encumbrados en aquella sociedad y, a la vez, eran expertos en el manejo del hacha para cortar troncos tallando vigas paralelepipédicas y cortando árboles gigantescos, ya que en Europa se les requería pagándoles con la máxima consideración y los sueldos más elevados de hombres libres e independientes, asociados en las logias que cada construcción tenía.

Me permito sólo un par de citas más. No quiero cansar con documentación bibliográfica, a la vez que propongo, a los que redactan tesis doctorales, que estudien los miles de pergaminos que están esperando a jóvenes vascos doctorandos en el museo de los escritos de Yerevan —menuda mina para entretenerse— el Matenadarán, que es el instituto más importante del mundo con 17000 pergaminos y otros 300 000 documentos. Ah, y ya desde hoy mismo, propongo a los catedráticos de lengua vasca y a los académicos de la Euskaltzaindia que borren de su mente ese barbarismo de “bibliotekoa” que les enseñó equivocadamente mi profesor Koldo Michelena; y que aprendan a decirlo en su idioma, en armenio, y, por supuesto, que empiecen a escribirlo como Dios manda, en su idioma armenio-vasco, así: Մատենադարան, que eso es lo que significa: «biblioteca». O este sinónimo: “gradaran”, գրադարան.Y ya de paso que nunca más digan “matrikula” ni “informacio” ni “instituzionala” que suena “a cachondeo”. Que lo digan en su lengua, que es preciosa; y escrita no tiene precio: es una maravilla. Que concedan becas a los jóvenes más inteligentes para que vayan de “Erasmus” a Yerevan, y estudien manuscritos como los que hacen referencia a Raimundo IV de Tolosa en los que se habla de viajes de ida y vuelta de españoles y franceses medievales en peregrinaciones a las tierras cristianas conquistadas por los islámicos antes de la primera Cruzada.[8]

 Me queda algo muy importante que invito también a seguir investigando: las marcas de los canteros. En los edificios medievales españoles y franceses hay muchas con el doble brazo de la cruz: la cruz oriental, la patriarcal, como la de Caravaca o la de Astorga. La silueta de la cruz patriarcal se ve en marcas de cantería,[9] pero las más abundantes marcas de cantería son las esquemáticas cruces armenias con los extremos lobulados, como figuran en la clasificación de las marcas de canteros cruciformes de Joan Tours (lámina XIV).


Hay miles de bajorrelieves en capiteles. No se sabe el significado de todos los símbolos esculpidos en las piedras. Es necesario investigarlos. La presencia de elefantes significa, por lo menos, que los canteros de Francia y España conocían el mundo de oriente donde abundan los paquidermos en el arte. Es imposible concebir que un maestro de obras tallara u ordenara tallar elefantes sin haberlos conocido. Los riquísimos códices miniados armenios de los siglos medios, nos hacen asegurar la superioridad cultural, en esa época, de Armenia sobre occidente. El occidente comprendía las tierras situadas entre las costas de Occitania y las cercanas al “finisterre”, las más alejadas del centro cultural del mundo, que era la Mikra Asia y el Cáucaso.


He de insistir en que se mantiene como un dogma lingüístico incuestionable que en todo movimiento migratorio, a lo largo de la historia, los grupos de hablantes más cultos han impuesto su lengua a los de cultura inferior. Desde luego los armenios eran muy cultos comparados con los siervos de la gleba de Europa; por eso, aunque eran menos en número y distribuidos por grupos homogéneos en las fábricas de monasterios y catedrales, eran libres, podían moverse a su albedrío de un lugar a otro y cobraban sueldos por trabajar a destajo, en contraposición a los labradores de la tierra que estaban atados a ella aunque cambiara de dueño. Eran más cultos aunque hablaran una lengua extraña y lejana. Por eso subsistieron como grupo moviéndose libremente de un lugar a otro acostumbrados en su historia a deportaciones masivas.

La cultura de los levantadores de piedra y de cortadores de manera, se enquistó y se encerró en sí misma después de que la gran masa de población de cotizadísimos artesanos de la piedra y de la madera, despavorida a causa de las persecuciones inmisericordes, acudiera a Europa desde Cilicia, Edesa, Armenia y Georgia.

El rango social de los peones levantadores de piedras, canteros y escultores de cincel y martillo ha decaído, pero no debemos ser anacrónicos pues, en aquel tiempo, el escultor y el cantero podían ser la misma persona. No podemos asociar al escultor medieval a nuestros actuales licenciados en Bellas Artes.

¿Cómo podemos sostener que el euskera es una lengua aislada, hipótesis que se ha mantenido insistentemente? Es necesario revisar este concepto. Cuando menos es discutible que exista alguna lengua aislada, incluso el chitimacha, de un grupo de indios de la actual Luisiana, al que no se le ha encontrado relación alguna.

 Es lógica la resistencia a dudar de mi cambio en la orientación respecto a la antigüedad de la lengua vasca, dado que estoy sugiriendo el cambio de orientación en los estudios de todos los vascólogos, jóvenes investigadores y gramáticos vascos, quienes unánimemente han sostenido como primordial factor de su existencia científica la teoría del aislamiento del eusquera, marcada con un error inicial y seguida a pies juntillas sin atreverse nadie a rebatirla porque, de hacerlo -política local por medio-, conduciría al que osara tal atrevimiento, hacia el más abyecto ostracismo en la sociedad euskalduna. ¿Alguien puede imaginar a Arzallus y a Setién sostener que su lengua materna aprendida entre los verdísimos bosques vascongados no tiene asentamiento en las tierras vascas más allá de veinte o treinta generaciones, es decir, que ahí no se habla vasco, más allá de los tatarabuelos de los tatarabuelos de los tatarabuelos de sus tatarabuelos, y se acabó? ¿Y que esa lengua vasca a la que llaman Euskara, no es más que Armenio, esa sí, lengua milenaria con algunas palabras de Georgiano y algo de otras lenguas Lazi del Mar Negro, lenguas, todas ellas, de los cristianos aliados de los cruzados franceses de nuestra Edad Media, que vinieron en oleadas, huyendo de las matanzas de los mahometanos selyúcidas, lenguas, por otra parte, de grandes artesanos de la piedra y de la madera, aprovechando que en Europa en esa época se necesitaban buenos canteros, fuertes, musculosos, que levantaran las piedras con agilidad y soltura para colocarlas en los grandes muros que se construían en los más de dos mil edificios que en un solo siglo se construyeron en la Actual Francia y Norte de España?
En España y en Francia, en esa época, faltaba la mano de obra especializada. Los oriundos eran labradores. Los artesanos especialistas de la piedra y la madera, emigrantes caucásicos, eran absorbidos en las logias con certificado de devotos cristianos sin tener que pasar periodo de aprendizaje, donde encontraban solución estable a su turbulenta existencia.

¡No podemos olvidar la peste negra! Hizo estragos devastadores en la población europea.
¿Qué pasaría con la peste negra? Nada que no sepamos. En los campos, en las nacientes ciudades en las que se estaban terminando de construir las catedrales y el resto de las grandes edificaciones con piedras, no sólo se diezmó la población, sino que quedó aniquilada porque se contagiaban fulminantemente. Se libraron de la muerte los que tenían libertad de movimientos, los armenios de las logias catedralicias que disfrutaban de esa libertad para refugiarse en las montañas donde no se contagiaran, acostumbrados a su multisecular huida de grandes holocaustos, y se vieron obligados a permanecer en los valles más escondidos de Aquitania, Pirineos y Reino de Navarra que incluía la antigua tierra de los antiguos pobladores, las actuales tierras vascongadas. Allí se libraron de la terrible enfermedad tan contagiosa como mortífera. La selección natural —como ya señalaron Hugo de Vries y Morgan— propició que los supervivientes de tantas inclemencias y pestes se refugiaran en las tierras vascongadas mezclándose con los antiguos pobladores y se multiplicaran entre ellos, los más fuertes en sus músculos y en el sistema linfocitario, que superaran todo tipo de infecciones en esa selección natural de un “rh” “propio”. Como grupo más culto, siguió imponiendo su lengua a los campesinos de las circunscripciones donde se refugiaron.

 ¿Qué les quedaba, si en aquellos valles ya no había ni reyes ni ricas jerarquías eclesiásticas que sufragaran los gastos de construcción de grandes edificios pétreos? Nada más que aprovechar las partes más bajas de los valles y transformarse en labradores, roturar las pequeñas parcelas y seguir viviendo de la madera de los bosques. Pero algo les quedó de sus habilidades de subir a los hombros pesados sillares cúbicos, para construir los robustos muros románicos y los esbeltos góticos que les habían ordenado los exquisitos arquitectos nórdicos y galos; cilíndricos, para colocarlos apilados haciendo nervios y pilares, a lo que tan acostumbrados estaban; y también morillos paralelepipédicos.

Se resistieron a perder su antiguo oficio e hicieron permanecer en sus juegos y competiciones del “domingo por la tarde” en la estrecha explanada del pequeño núcleo urbano de sus nuevos asentamientos en las actuales tierras vascongadas, la demostración de fuerza y de maña en subir —haciendo escala en la rodilla, hasta colocarla en el hombro y hasta en la cabeza— pesados guijarros… ¿Cómo no iban a recordar, con los bueyes de su nuevo oficio de labriegos, el arrastre de las piedras más pesadas por las rampas de los andamios ingentes de las catedrales, hasta lo más alto de las rampas de maderas robustamente colocadas? Les quedó la competición lúdica con las distintas artes de la piedra con todas sus modalidades de arrastre con bueyes, con caballos, con burros y con lo que hicieran falta. No digamos la destreza en hacer, de un tosco tronco, con el mejor arte del afilado del hacha, lo que venían haciendo sus antepasados en Armenia y en Georgia y en los países aledaños desde tiempos ancestrales: paralelepípedos perfectos utilizados como vigas sin desviarse en el corte del hacha, hacer cuñas e incluso cortar los troncos más gruesos; nada distinto a lo que todos los pueblos del mundo han hecho: competir lúdicamente en las destrezas del trabajo de sus antepasados, lo que han seguido haciendo los mozos vasco-armenios de nuestra Euskadi, con lo que siempre sus antepasados desde Noé y su descendencia, habían manejado en las mesetas y montes caucásicos: la manipulación, sujeción y levantamiento de la piedra y el corte de la madera.


Hablando de juegos y competiciones, no podemos olvidar a los pelotaris vestidos de color blanco-armiño, el color puro del que se ha olvidado su verdadero significado, símbolo ancestral de pureza noble, combinado con el color rojo-sangre, para que nadie olvidara su alma inmaculada y perseguida en constantes genocidios. No olvidemos la etimología. ¡Blanco armiño es blanco armenio! !Vaya palabra! Armenius, decían los romanos. Y los provenzales anfitriones primeros del pueblo armenio huido, le asignaron el color blanco y rojo en sus juegos y fiestas para que nunca olvidaran, por lejos que se encontraran de su originario caserío del Cáucaso, tanto su origen inmaculado como que fueron sangrientamente perseguidos, para que algún día, aunque fuera en el siglo XXI, pudieran volver a las raíces de donde fueron expulsados.


Una por una, las reflexiones anteriores pueden decir poco, pero todas juntas, se entrelazan encajadas afianzando la hipótesis más verosímil: que a Europa vinieron en masa los canteros-escultores armenios, y también los pueblos aledaños perseguidos a muerte en Armenia y países limítrofes, con lo que queda diseñada la hipótesis sobre la que hay que seguir añadiendo datos fidedignos, y, desde luego, no nos queda más remedio, de momento, que abandonar esa quimera de que los gudaris con su lengua —como dice “El libro blanco del euskera” [10]— hincan sus raíces en el “austrolopitecus hispanus”. En el austrolopitecus la hincamos todos.

Propongo que los nuevos doctorandos de las universidades vascas aprendan armenio con su alfabeto y se metan de lleno en los archivos de Yerevan y de Tibilisi, desde donde ya irán siguiendo los rastros por los archivos de la antigua Unión Soviética, y que prueben escribir euskera con el alfabeto precioso de 36 caracteres por si se adapta muchísimo mejor a la fonética vasca que los caracteres latinos, así no tendrán que escribir con tantas “tes” y con tantas “equis” y con tantas “kas” porque, según todos los indicios, el vasco actual es un dialecto[11] del armenio que vino en la Edad Media y que en ochocientos años  tantas influencias lingüísticas ha recibido, hasta llegar al “status actual” de más de veinte modalidades de habla o subdialectos, que conservan muchas palabras de sustrato prerromano de varios idiomas primitivos concomitantes y mucho del latín evolucionante y  machacante como adstrato.


Todavía un pequeño detalle: también propongo el estudio comparado de los atuendos de los “dantzaris”, incluso de los movimientos en el baile. ¿Es que recuerdan faralaes, o trajes maragatos, o tatuajes africanos, o al traje escocés? ¿O, más bien, recuerdan los colores y bordados en las calzas y calcetos, y calcetines, y calzones y calzoncillos y gorros y casacas de Georgia y Armenia? No es posible que en la Edad de Piedra se bordara en Euskadi con esos hilos de colores armenios medievales. ¿Y si fueran casuales coincidencias y no tuvieran relación alguna? Mire usted: que yo no me lo creo.

No puede ser casual tampoco lo que cualquier lingüista puede concluir al hacerse las siguientes preguntas:
¿Es casual que para el vocablo gentilicio “armenio”, los tribunos romanos utilizaran la palabra “armenius” y que se conserve esta palabra como típico cultismo hasta nuestros días, siendo así que, la palabra “armiño” —recordemos a Menéndez Pidal con la yod segunda “ene-yod; ni”—, procede de “mus armenius”, que es el ratón de Armenia? Se asimila esta palabra nueva detectada por primera vez en España a mediados del siglo XII, con el resto de las yodes segundas en el devenir de la evolución lingüística.

Es necesario, como decía antes, entresacar, de entre nuestros compatriotas vascos, a los jóvenes más inteligentes para que, como el filólogo catalán Joan Corominas, estudien y no olviden que Armenia en la Edad Media era la tierra más conocida en Occidente, con sus usos, sus costumbres y sus animales, mucho más que Rusia y resto de las tierras asiáticas a cuyo animal roedor blanco se le designaba ya como “mus ponticus”. ¿Por qué eran los armenios los más conocidos de todos los pueblos de Asia en Francia y en España?

Una leve apreciación al respecto: la traducción de la palabra “armiño” en armenio se pronuncia: [spitak kzak’is]; pero con una caligrafía preciosa: “սպիտակ կզաքիս”; por eso sugiero a nuestros amigos vascos que destierren de su léxico “armiño” y empiecen a decir “spitak-kzakis” porque “armiño” es una de las más típicas evoluciones al castellano con su “yod segunda”.

La prueba de que al animalito blanco lo trajeron a Provenza los armenios y los cruzados, y desde ahí lo exportaron a todos los montes de España y Francia es la palabra con la que se designaba en ese momento: “armenius” que muy pronto se convierte en “armiño”. Hemos de recordar la corriente de investigación lingüística “Wörter und Sachen”, del lingüista Vossler, que se propone, como finalidad, llevar al primer plano en la vida del lenguaje el aspecto semántico mediante el estudio profundo de las cosas. En este caso, la cosa es el animalito de la apreciada piel blanca como la nieve del Ararat, de donde precedía. Una curiosidad al respecto: a partir de la Edad Media, en las Islas Británicas donde, como en los montes Urales sí existía desde siempre el animalito blanco llamado “stoat”, se abandona la palabra autóctona “stoat” y se sustituye por “ermine” importada desde Francia. Por los montes de la Europa más nórdica sí que existían armiños y se les llamaba de maneras parecidas, así en ruso: “gornostaĭ” escrito con estos caracteres “горностай”. Yo creo que “stoat” y “gornostaĭ”, participan de las mismas raíces indoeuropeas como “spitak” armenio. (st t = st й = st k). Propongo también esta línea de estudio.
Después de consideraciones como estas, ahora entiendo mejor cómo Nora Orbea Zubía, personaje de la novela “El enigma de Baphomet”, decía que su abuelo paterno llamado Arats (el aitona), “vasco, vasco” por los cuatro costados, hablaba armenio, y eso que nunca había salido de uno de los valles verdes de las tierras vascongadas ni él ni sus antepasados que según decía llegaban hasta San Ignacio de Loyola. Y conservaba los apellidos de varias generaciones: Aratz Orbea Zubía Barandiarán Recagorri Ayestarán Uberuaga-Zumaran Gainza Aludán Gaimberri Beherán Gainznarán (y le llamaban en el caserío “el tío refranes”, dando la coincidencia de que “Arats” en vasco significa “proverbio”; y en armenio “Arrats” también significa “proverbio”. Y de los apellidos de Nora, más de la mitad, terminan en “án” como los armenios. ¿Curioso, no?
Fíjémonos en este texto cogido al azar de una página web. Es armenio castellanizado al que llaman Euskara:
“Astelehenean, uztailak 18, 16:00etan, Vitoria-Gasteizeko Villa Suso Jauregian, Europako Malakologia Elkarteen VI. Biltzarraren inaugurazioa izango da. Ornogabe talde honen ikerketan eta kontserbazioan adituak diren ehun pertsona baino gehiago elkartuko dira kongresuan. Inaugurazioan izango dira: Eugenio Ruiz Urrestarazu, Arabako Campuseko errektoreordea Idoia Garmendia, Vitoria-Gasteizeko Udaleko Ingurugiro zinegotzia Germán Alonso, Eusko Jaurlaritzako Biodibertsitate eta Ingurumeneko Partaidetzako zuzendaria Jose Mari Sanz de Galdeano, Eusko Jaurlaritzako URA Agentziaren Plangintza eta Obra zuzendaria Benjamín Gómez Moliner, Kongresuaren presidentea eta UPV/EHUko Zoologia saileko katedraduna”.
Nada menos que el 40% de las palabras de este texto son castellanas: Europako (Europa), Malakologia (Malacología), inaugurazioa (inauguración), kontserbazioan (conservación), pertsona (persona), kongresuan (congreso). Inaugurazioan (inauguración), Biodibertsitate(biodiversidad), Obra (obra), presidentea(presidente), Zoología(zoología) saileko katedraduna( cátedra).
¿Por qué las cogen del Español?[12] ¿Por qué los académicos de la Euskaltzaindia no las cogen de su idioma, es decir: del armenio, que son preciosas todas? Es exactamente lo mismo decir que estas palabras “españoloas” son protovascas, que decir que el resto de las palabras de este texto, -caucásicas- son pre-protovascas.
Propongo la siguiente línea de investigación:
1) ¿El estrato lingüístico del vasco es el Armenio, el Georgiano y algunas otras lenguas venidas a Europa en la Edad Media?
2) ¿El substrato lingüístico lo constituyen  las lenguas primitivas prerromanas del norte de España y sur-oeste de Francia que evolucionan siglos más tarde entre el latín vulgar que llega a los siglos X y XI desgajándose en adstratos?
3) ¿Los adstratos lingüísticos son las lenguas romances, leonés, aragonés, catalán, occitano, francés y castellano que, a su vez, evolucionan y se nutren con simbiosis, con los superestratos?
4) Los superestratos lingüísticos de esa amalgama proceden de los actuales cultismos latinos y de lenguas modernas, como el actual inglés científico.
5) ¿Sería ésta, la explicación de por qué hay treinta idiomas vascos diferentes dependiendo de la ubicación de cada valle?
6) Hoy día la ciencia dispone también de métodos genéticos más finos que la comparación del factor sanguíneo. Investíguese.
Mi amigo Iñaki acaba de llamarme sugiriéndome la genial idea de llamar, desde hoy, al idioma vasco: “Euscalmenio”.
¡Cómo me hubiera gustado haber hablado en Salamanca de todo esto con Koldo Mitxelena y su compañero y mi maestro el Dr. Pensado.  Por lo menos me hubieran mirado a los ojos, pensativos, mientras leyeran este esbozo de artículo, moviendo la cabeza diciéndome: ¡quizás… quizás! ¡Hay que ponerse a ello y explorar todas las vías!

NOTAS:

[1] Trozos de barro cocido o de vasijas con inscripciones en pretendida lengua vasca de los siglos II ó III ó IV, con los que se ha tratado de falsificar la antigüedad de la lengua vasca.

[2] “Oppidum” y “civitas”. Las dos palabras significan “ciudad”; si bien, como todo sinónimo, con matices diferentes: “oppida” significa “ciudades” y “civitas”, significa “ciudad”.

[3] Glosa emilianense Nº 60:  Dos frases que no se han llegado a descifrar con absoluta certeza, y se sigue dudando del idioma en  el que están escritas. Los lingüistas vascólogos sostienen que están escritas en euskera.

[4] “El Arca de Noé”.
 Mes de nisán, (más o menos, marzo o abril)

[5] Trombetti A. “L’unità d’origine del linguaggio”. Bologna. 1905.

[6] Sustituyendo el fonema nasal por oclusivo sonoro, lo cual no es repugnante en fonética.

[7] Ashot (Tulian) Artzruní: “Historia del pueblo armenio”, 4ª edición en español, Barcelona, 2010. Sirar Ediciones. Pag. 201.

[8] Artículo de P. Ignacio Peña, en internet: http://www.ive.org/mediooriente01.org/pag_resivemo.asp?id=51, del que extraigo estas líneas:

 “Conquistada en el año 1071 por las hordas turcas seljúcidas que devastaron toda la Armenia; una parte de la nación, con sus príncipes a la cabeza, emigraron a tierra bizantina, instalándose en las montañas del Tauro y en Cilicia. Aquí fundaron el principado de Armenia Menor que durará de 1080 a 1375. Tuvo relaciones muy estrechas con los cruzados a quienes los armenios prestaron ayuda militar. En Edesa se constituyó un principado armenio franco que duró medio siglo.”

“Con la Primera Cruzada, los armenios de Cilicia tuvieron como poderosos aliados a los cruzados francos. Con su ayuda, defendieron a Cilicia de los turcos, tanto con acciones militares directas como por el establecimiento de los reinos cruzados vecinos: el principado de Antioquía y el condado de Edesa”.


[9] Martínez Pradres, José Antonio. “Los canteros medievales”, pag 35. Dibuja cinco distintas de doble brazo.

[10] La cita exacta dice: “El rasgo más saliente y más definido de esta terca vocación de vida de la cultura vasca es su lengua, una lengua que con sus raíces de la Edad de Piedra aún vivas en sus voces ha llegado con alientos de juventud hasta la Era Atómica

[11] Dialecto tomado en el sentido evolutivo de una lengua en cuanto derivada de otra, de la misma manera que las lenguas románicas son dialectos del latín.

[12] Gorrotxategi Mikel.  EDWARD SPENCER DODGSON (1857-1922)Recopilación de sus publicaciones en prensa diaria.Homenaje a las puertas de su 150 aniversario. Goio Bañales.
“A muchos Vascongados las palabras extrañas y mezcladas que han de leer
en este libro les darán dolor de orejas. Sin duda que siendo el Euskeria (b)
tan rico en sí mismo no necesita de vestirse con lenguas extranjeras que son
más feas. Porqué hay que decir entiendimentuba para adiña? Y así muchas
otras frases del erdal (c) abandonando las púramente euskéricas?
En verdad ¿a quién no ha de amargarle, torturarle y atribularle el corazón
al ver que muchas otras lenguas se han condecorado con la abundancia
del Euskeria y que los mismos Vascos, del otro lado, mezclan palabras extranjeras
y llenas de fantasias infundadas con sus propias que están llenas de
sabiduría e ilustración?”


COMENTARIOS:
41 comentarios:

Anónimo
12 de abril de 2012 14:57
Le recomiendo el link:

http://www.europaindigena.com/2ª-parte/iii-la-cultura-tradicional-vasca/16-el-euskera-la-lengua-indígena-de-europa/

donde se registran 48 palabras prácticamente iguales entre el ibérico/tartésico - etrusco -minoico - vascuence.

Y la opinión de Vahan Sarkissian: O bien los vascos se desplazaron desde Armenia a la Península Ibérica, o viceversa; o bien existió en la antigüedad una gran cultura que abarcaría desde los Pirineos hasta el Caúcaso. No le veo otra explicación”.

Saludos.

-----------

Anónimo1 de julio de 2012 10:06
Creo recprdar que cuando los arabes invadieron ESpaña Los ejercitos de Don rodrigo estaban por el norte pegandose con los vascones
¿Eran vascones o eran cantabros?
Eso sucedia en el siglo VIII antes del documento ese del siglo XIII
Tambien hay quienes lo relcionan conuna panlengua del norte de africa antes de la desecacion del sahara y al consguiente salida por patas de su poblacion ( no encuentro el link, era un colgao australiano que con el vasco aplicado a cualquier lengua se atrevia incluso a realizar profecias , muy de ver)
Bueno "....como son cuestiones enigmaticas pueden prestarse amuchas conjeturas"

¿Y si la civilizacion hubiera comenzado en cantabria como afirma Ribero Meneses ?


Jesús García Castrillo
1 de julio de 2012 11:05
Claro que , como nos recuerda un comentarista en este blog, hay que revisar la teoría de Fomenko"



Jesús García Castrillo
12 de abril de 2012 15:51
Amigo anónimo: Gracias por recordarme el artículo que cita. No cabe duda de que en la zona donde se conservan más elementos lingüísticos de las lenguas del substrato primitivo prerromano es en el país vasco español, en el país vasco francés, y en zonas de Navarra; mucho más que en el resto de los idiomas romances, donde los hábitos lingüísticos prerromanos fueron sustituidos por el latín vulgar. Por eso el euskara actual es un idioma rico en elementos caucásicos sobre todo armenios, latín, y una gran cantidad de elementos primitivos de los sustratos prerromanos antiquísimos.
El catedrático de Yerevan, Vahan Sarkisián, cuando falleció dejó su trabajo inconcluso y había identificado 600 palabras coincidentes entre el euskara actual y el armenio actual de uso común que en 6000 ó 10000 años de evolución sería imposible que se mantuvieran tan separadas sin apenas modificaciones. En unos cuantos milenios se habrían diversificado en sus evoluciones de tal manera que serían irreconocibles. El estudio del dialectólogo, profesor de la Universidad del país vasco, Koldo Zuazo demuestra que el euskera empezó a diversificarse en las 25 ó más modalidades actuales a partir del siglo XV. El documento más antiguo que existe es la 60ª glosa emilianense de dudosa caligrafía según mi profesor en Salamanca, Luis Michelena, siempre más moderna que el texto que glosa, por lo tanto del siglo XII hacia delante.
Todas la lenguas, unas de una manera y otras de otra contienen elementos híbridos que se han ido ajustando a lo largo de su vida según los avatares históricos, pero siempre con preponderancia de unos sobre otros.

Sin duda de ninguna clase, de las lenguas de España, la que conserva más elementos lingüísticos de las lenguas del mapa lingüístico prerromano de la península y más antiguos es el euskara. En castellano, por ejemplo, se conservan algunas pero pocas, como “arroyo”, “vega” “perro” “carrasco” etc. porque el latín se impuso con más fuerza. Un saludo.


Anónimo
13 de abril de 2012 04:56
El título del artículo: “El armenio se habla en el norte de España” introduce un sesgo en la investigación que, como todo sesgo, es indeseable.
También se podría haber titulado: “El vascuence se habla en Armenia” que hubiera sido igual de sesgado e igual de indeseable.
La hipótesis de Vahan Sarkissian: “O bien los vascos se desplazaron desde Armenia a la Península Ibérica, o viceversa;” es más equidistante y objetiva.
La segunda hipótesis de Vahan Sarkissian es la más interesante: “;o bien existió en la antigüedad una gran cultura que abarcaría desde los Pirineos hasta el Caúcaso”.
Como le diría Sherlock Holmes al Dr.Watson: “el idioma urartiano, que se habló en Armenia siglos antes que el armenio, Watson, he ahí la clave”.
Saludos cordiales.



Jesús García Castrillo
13 de abril de 2012 05:14
Se puede cambiar el título para que sea más exacto, pero me ha sido difícil resumir la complejidad del euskara en un título.

Podría ser “En parte del norte de España, parte del sur de Francia y parte de Navarra, se habla una lengua formada a lo largo de la historia por las lenguas del substrato prerromano, adstratos visigodo y otras, mucho latín, tanto vulgar en sus manifestaciones más tempranas como latín culto o clásico y mucho castellano y mucho de lenguas caucásicas-carvelianas, sobre todo del armenio”



Anónimo
12 de abril de 2012 18:52
Es riesgoso tratar de datar una lengua únicamente por sus textos escritos más antiguos. La presencia de una lengua en un territorio también se rastrea por la toponimia, tumbas, etc. En Aquitania (Francia) hay estelas funerarias de lengua vascona-aquitana del siglo I d.C. Ni que decir la abundante toponimia vascona en las tierras actuales vascas y aledañas.
Grandes lenguas americanas como el Guaraní, que no conoció escritura hasta la llegada de los europeos, no ofrecen ninguna duda sobre su antigüedad porque dejaron un inmenso rastro en nombres de ríos, arroyos, montes, flora, fauna, etc.
Basta recorrer la geografía vasca actual, sus ríos, sus montes, sus poblados (como Iruñea; luego Pamplona en el siglo I a.C.) para convencerse de que es una lengua muy anterior a la Era Cristiana y por su estructura anterior a la oleada Indoeuropea.
Lo único (¡y no es poco!) que tenemos es una serie de vocablos comunes en vasco y armenio. No parece que se pueda inferir relaciones de precedencia.
Un respetuoso saludo.



Jesús García Castrillo
12 de abril de 2012 22:52
600 palabras de la mayor frecuencia de uso, contrastadas hasta el momento y no terminado el trabajo, son demasiada palabras. Claro que se conservan algunas palabras y restos de otros hábitos lingüísticos del antiguo vascón, y del antiguo aquitano, y del várdulo, y del autrigón y de otros balbuceos primitivos, sobre todo en la hidronimia, pero no es como para dejar de estudiar, en el Matenadarán, los miles de documentos armenios no investigados todavía, no sólo lingüísticos sino de relaciones históricas entre Armenia y España y Francia en la Edad Media. Hay restos conservados en letras de canciones vascas que hablan de rasgar la guitarra según los cánones musicales de Armenia, con la maza y el cincel para labrar las piedras y muchas otras cosas… A ver si los jóvenes lingüistas se animan a seguir estudiando, ya que los de mi generación, jubilados, ya no estamos para becas Erasmus. Un saludo.


Anónimo
1 de julio de 2012 10:45
otro comentario ( como no se dond eponerlo aqui lo cuelgo) Madrid tuvo un rey llamado Leon V de Armenia
al parecer salio huyendo de armenia y el rey de aqui lo coloco de rey de Madrid. Hoy en MAdrid hay una calle con su nombre

http://es.wikipedia.org/wiki/Le%C3%B3n_V_de_Armenia

como se ve habia bastante relacion



Jesús García Castrillo
1 de julio de 2012 11:42
Ciertamente, amigo. Todo el episodio de la liberación de la mazmorra en la que estaba prisionero el Rey Levón V de Armenia, por el rey de Castilla que envió oro y huestes y otros valores para su liberación y acogida en Madrid, responde a la gran complicidad y amistad entre Armenia y lo que hoy es España y Francia. Y no sól eso sino que se le concedieron señoríos en tres partes de España. Esta historia no sé por qué es muy poco conocida y poco estudiada en los programas escolares de Historia cuando son hechos probados documentalmente. Precisamente es uno de los apoyos de las consideraciones de este blog. Gracias por recordarlo.



Jesús García Castrillo
2 de julio de 2012 14:01
Se me olvidaba decirle que este tema del Rey Armenio en Madrid ya lo he tratado en este blog: "Franceses y armenios"
http://blog.elenigmadebaphomet.com/2012/01/franceses-y-armenios.html



Anónimo
13 de abril de 2012 06:12
La hipótesis urartiano-armenio/vasco es sumamente interesante.
Ver: http://elistas.net/lista/historia_universal/archivo/indice/52/msg/107/

“G. Ghapantsian ha comparado parte de léxico armenio con el léxico conocido del hurrita (lengua estrechamente emparentada con el urartiano) y ha podido establecer las siguientes correspondencias:
arm. jendzor ‘manzana’ < hurrita hinzuri
arm. nurn ‘granada’ < hurr. nuranti
arm. tul't < tught 'malvavisco’ < hurr. tuldi
arm. xal'ol' < xaghogh 'uva’ < hurr. haluli
arm. anag ‘estaño’ < hurr. anagi
arm. salor ‘ciruela’ < hurr. salluri
Así pues la lingüística nos proporciona un medio independiente de probar que en el tiempo en que los armenios entraron en el territorio urarteo, la lengua de estos estaba todavía en uso y de hecho ambas comunidades debieron coexistir durante algún tiempo.”

Saludos.



Jesús García Castrillo
13 de abril de 2012 07:27
Gracias por esta contribución



Anónimo
13 de abril de 2012 18:40
El texto armenio más antiguo que se conserva es del siglo V d.C. (la traducción de la Biblia).
Es decir que la lengua armenia (siguiendo su línea de razonamiento) tendría a lo sumo 1600 años.
No creo que sea correcto.
Saludos.



Արինբերդ
27 de junio de 2012 01:45
Es completamente falso lo que está dicinedo y además, está cargado de mala intencionalidad. El que el idioma armenio se escribe en su alfabeto propio desde hace 1600 años no queire decir que sea de esa antgüedad. Moises de Khorene trae textos recogidos de su época que narran historias del siglo 1 a.C.
Estrabón dice que en el siglo I a. C en los días del rey Artaxes I toda la Armenia hablaba una misma lengua. Ojo, no quiere decir que antes no existía sino que pongo ejemplo este para que esté claro lo absurdo de su logica y para que no lleve a la confusión a los lectores
A finales del siglo V a. C y principios de IV a. C Jenofonte pasó por Armenia e hizo descripciones en su obra sobre Armenia como país constituido, con ciudades y costumbres y tambíen con lengua propia que él no entendía nada a apesar de saber persa.



Արինբերդ
27 de junio de 2012 01:51
Las historia s de Khorene que digo son sobre Artaxes mismo y estan en ARMENIO que culaquier armenio entiende ahora y eso que ha pasado 2000 años.
Eso demuestra que ya entonces se había formado el armenio con sus reglas que no dejaban que la lengua se perdiese.
P.D. las lenguas que mencionan los autores griegos antes mencionados es el armenio y dicen que están en el país que se llama Armenia.



Anónimo
27 de junio de 2012 07:46
No parece que afirmar la completa falsedad y la "mala" intencionalidad de la hipótesis histórico-lingüística del euskoarmenio que hace García Castrillo, sea algo neutro. Aquí sí que atisbo a ver cierta intencionalidad - y no la califico, pues los adjetivos no son propios del debate científico.
Parece que algunos de los apuntes razonados que hace Ud.en su aportación son bastante interesantes y enriquecen este debate. Pero quedan neutralizados y completamente desfigurados por el uso de esos adjetivos -`falso´,`mala´ -, ahora sí, ilógicos y extemporáneos.
El calificativo no es una categoría científica para el debate. Salvo que Ud. sea un Ser Superior, omnipotente y omnicomprensivo, que intenta darnos doctrina oculta en vez de pensamiento libre.

Animo al Sr. García Castrillo a responder a este tipo de aportaciones con más información y más datos argumentativos que enriquecerán, sin duda, este debate.
Los calificativos valoran más al usuario que al destinatario,en este caso.



Jesús García Castrillo
27 de junio de 2012 08:53
Amigo anónimo. Se puede aportar ciencia y conocimiento anónimamente en este blog, pero en ningún caso abriré un debate con un anónimo. Yo aporto con buena “intencionalidad” lo que sé, y sugiero caminos de investigación sobre todo a los jóvenes lingüistas. Mi identificación es clara: Jesús García Castrillo, autor de “El enigma de Baphomet”. Un saludo.



Anónimo
28 de junio de 2012 13:49
Pues tiene razón, Castrillo. La ciencia y el conocimiento se sostienen por sí mismos o por el carácter autoritativo de quien los soporta. Pero los juicios de valor no se deben esconder en el anonimato. Se convierten en disparos de francotirador de pacotilla. Y el debate para estos guerrilleros de las ideas es premio que no se merece.
Siga desarrollando y enriqueciendo su teoría, los librepensadores se lo agradeceremos.



Anónimo
30 de junio de 2012 09:49
Creo que se ha interpretado mal al señor que firma con caracteres armenios. No ha acusado de mala intención al prof. Castrillo sino al autor del comentario anterior



Anónimo
13 de abril de 2012 20:47
Barandiaran (y otros apellidos vascos similares). Son dos palabras Barandi–aran significa en vasco Valle de Barandi. No termina en “an”. Los apellidos armenios tampoco terminan en “an”, terminan en “ian” que es de origen persa.
Saludos.



Արինբերդ
27 de junio de 2012 02:03
la particula ian es una particula indoeuropea que hace referencia a la procedencia de algo. En Ingles también existe (por ejemplo, brazilIAN - procedente de brazil), en frances también y otras lenguas. ¿A caso es de origen persa también?
Pero para que se sepa, los armenios no escriben "ian" en sus apellidos en armenio sino յան. que se pronuncia como "yan" y por eso a veces los apellidos armenios en alfabeto latino terminan en ian otras veces en yan pero en el armenio mismo se escriben igual. Y ese յան viene del armenio clásico եան que se translitera "ean" Asi son los apellidos en textos clásico de medievo como Mamikonean (transliterado Մամիկոնեան).
Esa terminación se utiliza también en palabras simples signficando procedencia.



Anónimo
13 de abril de 2012 20:57
El artículo dice:
“…los grupos de hablantes más cultos han impuesto su lengua a los de cultura inferior. Desde luego los armenios eran muy cultos comparados con los siervos de la gleba de…”
¡ Qué raro que no haya ni rastros en la geografía ibérica del alfabeto armenio !. Una laguna que llama mucho la atención. Los armenios medievales que trajeron, según el artículo, su lengua a Vasconia ¿no dejaron su alfabeto del siglo V d. C.?
Saludos cordiales.



Jesús García Castrillo
13 de abril de 2012 22:15
Hasta el dominio otomano, el trasiego por el Mediterráneo era muy intenso. El alfabeto creado hacía poco, es cierto, estaba reservado para los textos sagrados y religiosos. Los canteros, maestros de la piedra y de la construcción, se desparramaron por Francia y España sobre todo, distribuidos en las logias de 2000 obras. En épocas de epidemias, eran los que tenían libertad de movimientos y de refugiarse en valles más escondidos. Que eran más cultos no quiere decir que fueran letrados sino que tenían más conocimientos matemáticos, elementales naturalmente, y por su movilidad más conocimientos de la vida en general. A lo largo de la historia siempre el constructor ha tenido más conocimientos, transmitidos por tradición oral, que el agricultor. En esa época sólo escribían pergaminos escasos y carísimos, los monjes en los monasterios. Las construcciones ni siquiera se proyectaban en planos sino sobre el terreno directamente, trazando medidas perfectas con hilos de cuerda… Eran verdaderos maestros de todos los oficios, pero sobre todo de la piedra, maza y cincel; y de la madera, sin más instrumentos que hachas bien afiladas. También ilustradores de tablas y paredes oficios muy especializados, es decir más cultos que los siervos de la gleba, que era prácticamente esclavos al servicio de un señor sin libertad de movimientos. Quien en la historia ha tenido libertad de movimiento siempre ha sido más culto que el que no ha salido de su tierra limitada. En épocas recientes, todos los emigrantes que se fueron a América desde España, al cabo de poco tiempo ya eran mucho más cultos, que sus paisanos que se habían quedado en el pueblo de España. Un saludo.


Anónimo
29 de junio de 2012 15:57
Señor García Castrillo:

Le recomiendo eche un vistazo a la corriente histórica denominada "Nueva Cronología" del matemático ruso Anatoly Fomenko et alii.

Tiene el problema de hallarse en idioma ruso, aunque también puede encontrar libros en alemán de autores como Uwe Topper o Heribert Illig, entre otros.

Escuetamente, le resumiré que niega la existencia de la "antigüedad" histórica, datando esas supuestas civilizaciones en la Edad Media.

Su página es chronologia.org

Los Foros sobre este asunto en el mundillo del revisionismo histórico ruso son muy abundantes.



Jesús García Castrillo
30 de junio de 2012 00:23
Gracias, amigo Anónimo. Un cordial saludo



Jesús García Castrillo
30 de junio de 2012 02:14
Amigo Anónimo: Los que han vivido gracias a las falsedades históricas, nunca pueden estar de acuerdo con la “New Chronology” (qué pena, y qué laguna intelectual el no saber ruso para no tener que leer en traducciones). Sin embargo, yo creo que hay que tenerla muy en cuenta sin hacer ella, tampoco, ningún dogma de fe. Si Bernal Díaz del Castillo no hubiera enmendado la plana al cronista oficial, que nunca pasó el Atántico, el tal Gomara, nos hubiéramos tragado todas las falsedades e inexactitudes del bien-pagado cronista oficial de los poderes político-intelectuales de la época. Yo, desde luego estoy en la línea de Bernal. O constatación y exactitud o escribir novelas, que ya se sabe que son novelas. En cuanto a la novela histórica, nunca hay que olvidar que es novela. “El enigma de Baphomet”, para que nadie se confunda, es novela, dentro del género novela histórica, pero novela al fin y al cabo donde, entre la historia recreo algunas elementos ficticios para que la narración se haga amena. Si no sabemos lo que pasó viviendo nosotros, cuando Tejero o cuando el 11-M ¿pretendemos hacer ciencia histórica fidedigna de hace no sé cuántos miles de años? Claro que es necesaria la “New Chronology”.



Jesús García Castrillo
30 de junio de 2012 02:37
La famosa frase de George Santayana "La historia es una sarta de mentiras acerca de eventos que nunca sucedieron contadas por personas que no estaban allí.", aunque a veces se cumple como en el caso de Gomara, hay que tomarla con ciertas reservas. Los radicalismos tampoco son los mejores compañeros.



Anónimo
30 de junio de 2012 12:57
Anatoly Fomenko, junto a Gleb Nosovski, ha publicado varios libros en inglés, en una serie que contiene varios volúmenes titulada "History: fiction or science".

Los cuatro primeros tomos se hallan en la red y pueden ser descargados con un poco de paciencia.

He encontrado uno de ellos, concretamente el cuarto, y le dejo el enlace.

http://www.mediafire.com/?f74tk87806k9vf8

Añadiré que estos libros corresponden a su etapa inicial y, por ello, sus apreciaciones han podido ser rehechas y modificadas en libros posteriores editados en ruso.


Jesús García Castrillo
30 de junio de 2012 14:38
Muchas gracias por tomarse la molestia. Un saludo



Jesús García Castrillo
30 de junio de 2012 15:16
Todo pensador que ha tratado de desmitificar una formulación oficial, en la que se han sustentado poderes de unos humanos sobre otros ha sido vapuleado y se le ha hecho pasar mal. Recordemos, a pesar de estar dentro de una determinada confesión religiosa, el lío que organizó Rudolf Bultmann cuando cuestionó elementos de narraciones de libros sagrados y los elevó a la categoría de mitos. Yo no sé si usted ha caído en el infortunio de leer “El enigma de Baphomet”. Precisamente el trasfondo que me ocupó mientras lo redactaba es este que incumbe a las concepciones de Fomenko o de Bultmann. ¿Hasta dónde es historia o hasta dónde es ficción la narración? Ha dado usted en el centro de la diana. Enhorabuena. Un saludo.



Anónimo
30 de junio de 2012 16:02
Hago mías las palabras del filósofo, de origen español, Santayana.
La Historia es un conjunto de narraciones dictadas por los intereses políticos del momento.

Pero lo más importante es la cronología. Trabajamos con una cronología ficticia, ampulosamente agrandada hasta perderse en la noche de los tiempos, cuando la realidad es muy distinta. El mundo es muy joven. La época histórica tal vez no tenga ni siquiera mil años en occidente, y unos pocos siglos más en oriente. Los ficticios grandes imperios del pasado pertenecen, Fomenko dixit, a la Baja Edad Media y fueron pergeñados para dotar de un pasado histórico a los pueblos occidentales, que no lo tenían, cuando éstos consiguieron imponerse a las culturas de oriente a partir del siglo XVIII.

No soy historiador, simplemente aficionado a la Historia, y no tiene por qué confiar en lo que le digo.

Ahora bién, si consigue encontrar algún amigo rusohablante y puede profundizar en las tesis de la "Nueva Cronología", le auguro una catársis esplendorosa.

Nada volverá a ser como antes.

Y no le faltará material para su blog, éso por supuesto.

Un afectuoso saludo.

ResponderEliminar

Jesús García Castrillo30 de junio de 2012 16:52
Bienvenidas son sus apreciaciones.

Estaba dudando acerca del acento de Gómara. He consultado el libro de Bernal D del C. y efectivamente es esdrújula.

Le deseo salud.



Rafael Hervías Garrido
30 de junio de 2012 17:15
COMENTARIO AL ENIGMA DE BAPHOMET

Magnífica, impresionante y erudita obra literaria en la que el autor nos transporta, como abducidos, con verbo fecundo y culto, hasta fundirnos en la trama y hacernos soñar que somos también protagonistas de los hechos, leyendo de un tirón, al período más rico, turbulento y romántico de la Edad Media europea y española.
Este libro podría catalogarse más como de Historia que como novela, pues a pesar de la riquísima imaginación que el autor derrocha en su narración, y la cantidad y variedad de los personajes actores del drama, todo lo que en él se narra pudo muy bien haber ocurrido exactamente así. ¿Por qué no?. Es como cuando leemos “El Quijote”, donde todo, hasta lo más impensable, nos parece que pudo ser verdad.
Esta obra cumple muy bien, y con creces, todos los requisitos necesarios para figurar como una de las mejores entre los clásicos de la Lengua de Castilla, y por eso Española. Ya la anterior, “El Baco”, lo era igualmente.
De verdad, este comentario no es un cumplido ni pretende ser una serie de hipérboles sin sentido o justificación literaria. No tengo el honor de conocer personalmente al autor, y esta circunstancia me da la libertad e independencia necesarias para expresar mis impresiones tras haber, prácticamente, sacado el libro del horno con mis propias manos, y haberlo leído casi de una sentada.



Federico González Pérez
9 de mayo de 2013 04:25
Soy aficionado a la historia, acabo de descubrir su blog y me ha parecido fascinante, le animo a que siga profundizando en los origenes del idioma vasco/euskera para arrojar algo de luz sobre un tema tan oscuro. Desde mi ignorancia siempre me ha parecido increible que el vasco/euskera no tenga ninguna relación con otras lenguas y al mismo tiempo se le relacione con lenguas tan alejadas como el bereber o el armenio. GRACIAS!!!



Jesús García Castrillo
9 de mayo de 2013 05:14
Cuento con pocos medios, pero con esos pocos seguiremos investigando. No hay más remedio. Gracias por haberse identificado. No sé por qué los comentaristas del blog prefieren el anonimato... Un saludo


Anónimo
8 de junio de 2013 08:05
La canción "Baldorba" de Benito Lertxundi en la que se menciona el canon armenio tiene letra de Juan Antonio Urbeltz, autor contemporaneo. Que yo sepa y te hablo como euskaldun, no hay ninguna referencia a Armenia en canciones populares vascas, ni nada parecido.



Anónimo
30 de junio de 2013 13:37
El termino "bibliotekoa" no existe en euskera. Se dice "liburutegia". Por supuesto es una palabra reciente que se forma con el derivado del latin "liburu" y el sufijo "tegi" que sería "sitio de". Es la más habitual en la actualidad, lo que no quita para que muchos euskaldunes, como pasa a menudo, utilicen la palabra tomada del castellano tal cual y la llamen "biblioteka". En ese caso, "bibliotekoa" sería "el (o la) de la biblioteca".
Esto es algo ocurre con todos los idiomas. En castellano podríamos decir "balon pie" y sin embargo la mayoría decimos "futbol" ,o "escrache" en lugar de "acoso", por no hablar de los términos informáticos por ejemplo. Igual que en la mayoría de los idiomas tenemos términos griegos para conceptos científicos o filosóficos, italianos para expresiones musicales, etc. Lo cual no hace a estos idiomas ser menos idioma.
En esto creo yo que hay siempr un tira y afloja entre intentar formar un vocablo propio, con la lógica del propio idioma, para nombrar a un objeto o concepto nuevo que llega de fuera o coger prestado directamente el termino en su idioma de orígen. Si alguien destacó en su intento por librar al euskara de lo que el consideraba contaminación extranjera, ese fue Sabino Arana. A pesar de no dominar el idioma se atrevió a crear nuevos vocablos para lo que eran préstamos evidentes, aunque el mismo desconocía que otros muchos que consideraba puramente vascos eran también préstamos, en su mayoría directamente del latín o de lenguas romances. Defendía según él, el "euskera garbiya" (euskera limpio, puro), que no era más que su propia versión del euskara. Algunos de estos vocablos no han tenido mucho recorrido, pero otros como "aberria", "ikurriña" o euskadi han pasado a incorporarse al habla común aunque sean más que cuestionables. Esto de los "sabinismos" no tiene nada que ver con el euskara batua, pero me da la impresión que mucha gente que ha oído comentarios sobre una cosa y la otra las acaba mezclando y formándose una idea bastante distorsionada de la realidad.
Un saludo.



Jesús García Castrillo
30 de junio de 2013 16:52
Gracias por sus aportaciones amigo anónimo



Anónimo
1 de julio de 2013 06:57
Perdón, un pequeño error, "el (o la) de la biblioteca" sería "bibliotekakoa", en todo caso, aunque lo más correcto y usado es "liburutegikoa" "Bibliotekoa" simplemente no existe en euskara.



Jesús García Castrillo
1 de julio de 2013 09:05
Gracias, de nuevo.

46 comentarios:

  1. Sinceramente, creo que se apresura usted demasiado en sacar conclusiones, como para ser tomado en serio en este tema. Es sabido que lo que hoy conocemos como euskara es un combinado de influencias y si bien normalmente se resalta su origen preindoeuropeo, que podríamos identificar con el sustrato aquitano, pocos se atreverán hoy en día a dudar del importante componente celta y de otras lenguas indoeuropeas, no digamos ya del latín y desde luego de los romances, del árabe, o del mismo castellano antiguo y moderno. Si hiciésemos una lista de palabras en castellano que se parecen o son idénticas en euskara seguro que sería una lista mayor que las que coinciden con el armenio. Sin embargo está claro que aparte de alguna cosa al vuelo, como en el ejemplo que da usted de texto actual en euskara, para un castellano el euskara resulta incomprensible y está claro que se trata de un idioma diferente. Decir que se habla armenio en el norte de España por las coincidencias que usted apunta me parece una barbaridad. Incluso si realmente tuviese esa fuerte influencia armenia de la manera tan directa y relativamente reciente que usted aventura, cosa que permítame que dude, el resultado por lo menos desde que tenemos constancia de euskara escrito al que podemos llamar así y que no difiere del actual más que el castellano actual del castellano antiguo, es una lengua completamente diferente del armenio. No ocurre nada parecido entre los diferentes dialectos del euskara, que si bien tienen peculiaridades a veces notables, principalmente en los hablados en los dos extremos geográficos, resultan comprensibles entre ellos con ciertos cambios de pronunciación o algunas palabras propias de cada uno. Desde luego la dificultad que puede tener un hablante de un dialecto del euskara en entender a otro de otro dialecto no tiene punto de comparación con lo que supone intentar entender a un armenio, se lo aseguro.
    Estoy de acuerdo en que hay que desmitificar muchos aspectos en torno al euskara, su antigüedad y demás y desde luego me parecen deplorables episodios como el de Iruña Veleia , pero igualmente podemos confundir lo que puede ser un buen argumento para una novela con la realidad y lo que es una virtud como novelista utilizarlo para pretender hacer ciencia, con resultados dudosos. Con todos mis respetos y sin pretender desanimarlo en su empeño, es solo una opinión.

    Kukua

    ResponderEliminar
  2. Evidentemente que no se habla armenio en el norte de España. Quizá el título de esta entrada no es muy afortunado. Para ser exactos, se habla un idioma resultado de varios elementos lingüísticos muy mezclados: Armenio y otras lenguas caucasianas como el Georgiano, muchos elementos de las lenguas del sustrato, más abundantes que en en resto de las lenguas peninsulares (esos elementos son los que le dan la peculiaridad de antigüedad, como en el castellano por ejemplo, elementos léxicos como perro, arroyo, vega, etc. También el euskera tiene sobre todo elementos de los adstratos lingüísticos y superestrato. Falta por investigar los elementos de otras lenguas karvelianas de los alrededores del mar Negro y publicar el resto de las investigaciones llevadas a cabo por el Porfesor Vahan Sarkisian.
    Por otra parte, esta no es una investigación cerrada, sino abierta, y para tomar el relevo. Ya sabe que en cualquier investigación donde hay que empezar por roturar la selva, metafóficamente hablando, se dan diez pasos hacia adelante y nueve hacia atrás. Este artículo en forma de conferencia no es exclusivo, está complementado por el resto de los artículos al respecto que apoyan esta línea de investigación. Gracias, por su comentario. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. También quisiera recordarle, amigo anónimo, lo hermanados que estuvieron los distintos reinos de la Península Ibérica con Armenia en la Edad Media. No se ha profundizado lo suficiente en este estudio histórico. No hay más que recordar que el último rey armenio fue rey de Madrid, de Ciudad Real y de Andújar por los favores que había prestado anteriormente. Hay mucho por hacer, amigo. Lo mismo que la revisión de la Cronología Oficial, ya que ha estado marcada en los últimos dos mil años por otros intereses que no son los estrictamente científicos...

    ResponderEliminar
  4. Lo de acortar la cronologia actual,

    Segun Fomenko y una vez leido el libro ¿? Me parece un poco , digamos, increible, se le "amontonan los hechos" y la historia se vuelve acelerada y trepidante , a ritmo de video juego No ahy ni un momento de respiro.

    Si el Sr Fomenko perteneciera a algunas de las Iglesias Yanquis se podria interpretar su intento como devolver la cronologia del mundo a los margenes de la historia biblica Como este no es el caso, esa no es la explicacion pero se le parece demasiado.

    Como ademas en todo el discurso del Sr Fomenko la historia mundial gira en torno a ese territorio que hoy llamamos Rusia parece que su cronologia se centra en lo q e a él le gusta más. Sus comentarios sobre los cuadros del Medievo que reperesentan temas biblicos peroen os que lso personajes van vestidos como en la edad media ?¿ no parece una prueba solida de que esos sucesos sucedieron en la edad media Auque lo de l a moda registrada en lso cuadros, como metodo de fijar o apoyar una cronologia no deja de tener su aquel

    Su cronologia choca de frente con 1492 y el descubrimiento de America puesto que a partir de esa fecha la cronologia de los archivos de Indias son datos muy precisos. NI siquiera coincide la invasion Arabe de España ( y eso tambien aparece datado con precision) etc.

    El metodo matematico que emplea me parece más interesante que su aplicacion y sus resultados ( Un metodo bien fundado puede dar resultados absurdos si se le imponen premisas falsas, el Arzobispo Ussher calculó la fecha de la Creación de 4004 y utilizo un probado metodo cientifico llamado suma, sumó todos los periodos temporales que se encuentran en la Biblia...etc )

    Seguro que la cronologia de la Historia, de lo que conocemos como Historia, debiera revisarse cientificamente pero el resultado solo puede ir en la linea de la revision que hizo la Geologia de la Cronologia Biblica ( de 4000 años de antiguedad pasaron a ser varios millones de años)

    En cuanto a la amistad entre reinos cristianso antiguos actualmente es incomprensible para la gente Ya no existe aquel concepto unificador de cristiandad y ahora ni siquiera se entiende su significado

    ¿Armenios y vascos? Parece mas logico que se desplazaran hasta aqui los armenos que al reves Hay muchos mas datos sobre el reino Armenia ( Incluso, en la campaña de Creso contra los Partos los Armenios fueron aliados de los romanos)

    Su enfoque parece interesante y digno de estudio pero lamentablemente va a encontrar muchos prejuicios que haran lo imposible para que no prospere esa investigacion No en vano, según algunos, el vasco era la lengua de Adan y Eva, no le digo más ( Lo bueno es que las ruinas del paraiso deben de estar en España ¿no?)

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni un solo punto de sus apreciaciones es despreciable; muy al contrario. Lástima que se muestre como anónimo. Y si viviéramos cerca, poder departir largo y tendido. Saludos y gracias.

      Eliminar
    2. Gracias a Vd. pero lo bueno de internet es que la lejania casi se hace llevadera, y si fueramos vecinos... posiblemente no hubieramos podido hablarnos nunca

      Yo no se si los vascos son armenios o descendientes de... una serie de pruebas geneticas lo avalarian o descartarian sin tantas vueltas pero van caras y nadie las va a pagar

      Lo que si que parece es que el numero de Armenios desplazados a España debio ser importante para que su influencia llinguistica perdurase en una zona, por muy aislada que esté.

      Lo que es razonable, porque el "Montaje" de las catedrales exigio mucha mano de obra cualificada que aqui no habia (Entrecomillo Montaje porque aun hoy sucede lo mismo en ese mundo que se llama Montaje y que consite en desplazar poblaciones de obreros para montar nuevas fabricas, aunque en España, ahora hay poco de eso )

      Su "manuscrito" da una pista importante y una explicacion logica en cuanto al filiacion del vasco con las lenguas del Caucaso ( personalmente lo de una antigua extension del vasco desde los pirineos a los urales me parece traido por los pelos, en alguna parte, en algun lugar, deberia haber quedado vestigios de esa lengua, pienso en el dialecto Terguestino y Veneciano con el Español o el mismo Rumano tambien con el Español)

      Un desplazamiento de poblacion a una zona concreta debe tener alguna razon La de las catedrales, junto a las masacrres de los musulmanes, es buena para explicar una emigracion hacia occidente de los Armenios y la de la peste ¿? para explicar su localizacion en una zona precisa tambien aunque tal vez esta no fuera necesaria Un colectivo de emigrantes tienden a asentarse todos en lugares cercanos solo hay que ver hoy mismo las distribucion de las familias chinas o musulmanas en Europa.

      En cuanto a lo del Vasco - vasco recuerdo que el obispado de Navarra estudio el posible origen vasco de la Biblia Hebrea y concluyo que si porque todos los nombres de los paies que se nombran en el Genesis tenian un significado concreto en vasco ( no encuentro la cita) al hilo de esto tambien hay un escrito "los origenes Ibericos del pueblo judio" muy divertido de leer ( de este si encuentro la cita http://www.ardora.com/los-origenes-ibericos-del-pueblo-judio-de-lubicz-milosz ) ¿no seria mas logico fijarse en el caucaso que les queda mas cerca? Al fin y al cabo la zona del Imperio de los judios conversos Khazaros les quedaba por alli cerca Seguramente los nombres poropios del Gensis tambien significaran algo ¿? en Armenio ( he leido hace poco que segun estudios geneticos recientes la inmensa mayoria los judios actuales proviene en su mayor parte de los Khazaros Por cierto que en ese estudio obviaron investigar a los Sefardies ¿? para variar no encuentro la cita PERO si encuentro algo que le lleva a esa pista http://www.taringa.net/posts/info/16290628/Los-judios-vienen-del-Caucaso-y-no-del-antiguo-Israel.html)

      Por cierto, alguien le decia que si que habia habido una cita de los Vascos antes de la edad media Bien pero aunque feura cierto eso no prueba que aquellas tribus hablasen ya lo que hoy llamamos vasco

      En fin, le deseo suerte con sus pesquisas Leer sus escritos es interesante y revelador ( lo del Sr. Fomenko lo conoci por su blog y ha sido muy divertido)

      Saludos cordiales


      Eliminar
    3. <>
      No crea que tanto, el hecho de que un idioma sea influyente se basa principalmente que el idioma se considere idioma de cultura o de las clases dominantes...hoy y hace años.
      El mundo era más pequeño hace siglos en poblacion. España tendría 4-5 millones en el 1400....una migración colectiva de 2000-3000 personas a unas comarcas casi habandonadas en concreto no debería despreciarse.
      Hoy se piensa que los romanos fueron los que impusieron el latin en la península, cuando en realidad los peninsulares eran bilingües casi en su mayoria hasta la llegada de los visigodos, que traian dos lenguas: la suya y el latín y se decreto el latin como lengua franca y se abandonaron las lenguas germánicas y prerromanas en casi toda la península.
      Existen actualmente unos 700000 hablantes de una lengua en la ciudad de Zamboanga, que son el influjo de los que salieron en un puñado de barcos hispano-portugueses de la ciudad de ternate en las islas Molucas (islas de las especias) en el siglo XVI....no despreciemos el poder de matenimiento de lenguas "minoritarias" en migraciones.


      Eliminar
  5. He leido con mucho interes y en detalle todo este hilo, el blog y ramificaciones como las de Fomenko (que definitivamente, no hay por donde cogerlo....).

    No es la primera vez que la posible relación con el Caucaso me engancha, pues el enigma vasco es un tema muy interesante. Pero siento decirte que habiendo cosas interesantes a estudiar, tal como presentas el asunto es muy complicado que unos "miles", "decenas de miles"?¿ de artesanos de la piedra de armenia impongan su idioma, precisamente a quien mas enconadamente se ha dedicado a preservarlo, los vascos.

    Ningún estado receptor de dicha migración haría eso, se han dado otros ejemplos conocidos de acogida de élites culturales en la historia y nunca han impuesto su lengua al anfitrión. En cualquier caso unos obreros de esa valía, sería lógico repartilos por todo el territorio precisamente para no hacer un gueto y para aprovechar sus "capacidades". No hay nigún significativo aumento de obras en ese periodo, o bien alguna huella de las nuevas influencias o innovaciones que deberian haber traido consigo en el ámbito constructivo. Tampoco el pais vasco de esos siglos es el lugar apropiado que este tipo de trabajadores especializados eligiría... es como si todos nuestros ingenieros emigraran hoy a Madagascar, sin ofender a Madagascar ni a los vascos de la época por supuesto.

    Alguna referencia a tan importante éxodo deberia estar reflejada en algíun sitio, sobre todo por donde pasaron. Sin contar que Armenia debería estar llena de "catedrales" para dar trabajo a tantos miles de constructores cualificados... en armenia también vivian pastores y gente llana, como en el resto del mundo.

    Las relaciones no eran tan cercanas con armenia, un territorio muy alejado espacial y culturalmente para la época. El último rey (no de armenia, sino de Pequeña Armenia que no es lo mismo, era un cruzado francés de la casa de Lusignan, no un "Armenio" y por eso se le rescata del cautiverio de los infieles, el rescate es aportado por varias casas reales solo que el papa señala al rey español como encargado de las negociaciones para su liberación). El hecho de ocultar, o no profundizar en este tema es imperdonable, sobre todo porque cuando se le esta dando tanta relevancia, se supone que es porque se tiene bien documentado. Para dar medias noticias y crear una falsa sensación de posibilidad y lógica ya tenemos a "cuarto milenio" :)

    Para finalizar si que hay estudios geneticos (aunque este campo esta empezando y falta muuucho para que unos resultados definitivos y con muestras verdaderamente significativas despejen dudas al 100%) pero aun así en este enlace bastante riguroso y exento de dudas por contaminación de intereses pro o anti "vasco-armenias" podeis comprobar como el Y-haplogrupo G predomiante en el caucaso y armenia, curiosamente esta totalmente asuente en la zona vascoparlante actual. Como sabeis este solo lo trasmite el padre, asi que deberia de aparecer si o si en algún porcentaje. http://www.eupedia.com/europe/origins_haplogroups_europe.shtml

    Así que estoy deacuerdo con el comentario de: Anónimo5 de agosto de 2013 23:53.
    Espero que nuestras críticas no desanimen sino que abran nuevos horizontes, se agradece el trabajo de gente que como tu nos ameniza el intelecto. Si leo tu libro, género que me gusta ya te diré que me ha parecido ;) un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  6. Amigo anónimo:
    Con respecto a Anatoly Fomenko, hay que tomarlo don las debidas precauciones, si bien existen muchas lagunas en cuanto a la cronología que todavía son inexplicables.

    Me sugiere usted que las relaciones de Europa con Armenia no eran cercanas debido a los miles de kilómetros que los separan... Precisamente este es el núcleo de nuestro tema:
    Respecto al Rey Levon VI, creo que habría que explicar algo más, porque lo que he hecho yo solamente ha sido dar una pinceladas por encima dando por supuesto que hay tratados de historia que se pueden consultar y que no es preciso repetir o copiar y pegar para dárnoslas de eruditos.

    Es cierto que Levón VI era de la estirpe Lousignac, o cual no contraviene lo explicado sino por el contrario lo afianza. La fuente no es mía sino de las investigaciones del francés: René Grousset quien dice que Armenia en tiempo del rey Hetum I, era la vanguardia de Europa en las avanzadas de los cruzados por Asia, pues conocían el terreno y por eso avisaban de los peligros y prevenían a los europeos de cómo hacerles frente. Dice que durante las Cruzadas los franceses no tuvieron aliado más fiel, de manera que los franceses y armenios se unían en matrimonios incluso los nobles y unían familias y haciendas de alta alcurnia. De tal manera que el fracaso de las cruzadas estuvo imbricado con el fracaso y muerte del rey armenio al final del siglo XIII

    En la Nueva Armenia, que no pequeña -(hay algún sociólogo que calcula que serían 53 millones de habitantes armenios si en el curso de este milenio no hubieran sufrido holocausto tras holocausto, en vez de los tres millones que son ahora)- al sur, después de Hetum I, reinaron Levon III, Hetum II, Levón IV, Oshín, y Levón V.

    A todo esto, Cilicia, que era Armenia, sufrió sangrientos ataques de turcos y mamelucos y estos obligaron a los armenios a no tener relaciones con Europa y por supuesto con el Papa de Roma.

    Levón V, murió sin descendencia y cedió la sucesión del trono a su sobrino Guy de Lusignan (la evidencia de las relaciones de Europa y Armenia son palpables), de modo que Luis de Lusignan pretendió someter a la Iglesia Católica Apostólica Armenia al Papa y que los armenios aceptaran los flecos dogmáticos que diferenciaban la fe de los armenios y la fe de los romanos y por lo tanto de toda la Europa cristiana. Los armenios lo consideraron traidor a pesa de haber sido designado rey por su tío Levón V y lo mataron, pero no voy a seguir contándole historia que podría ocupar varios tomos. (Sigue)


    ResponderEliminar
  7. Lo cierto es que llegando a nuestro Levón VI que fue hijo, ciertamente, de un descendiente de la estirpe Lusignan, era hijo de Juan de Lusignan y de una princesa de Georgia en el Cáucaso y había nacido en Armenia. Y este fue el último rey de Armenia que cayó prisionero de los mamelucos y fue llevado a Alepo, en la actual Siria y a El Cairo y de allí fue rescatado y traído a Europa.

    No son más que unas breves pinceladas para aclarar que Armenia y Europa estaban totalmente unidas, lo que pasa es que desde la caída de Constantinopla no ha habido ni un solo lazo de unión hasta que otras diásporas han obligado a otros armenios descendientes a expandirse por todo el mundo.

    Por otra parte creo que sí que hubo construcciones ejemplares e ingentes en piedra, grandes monasterios e iglesias por doquier y no sólo impresionantes basílicas excavadas en la roca, lo que ocurre es que hoy pertenecen a la nación de Turquía y también han sido destruidas y expoliadas, de las que no quedó piedra sobre piedra, e incluso durante la ocupación soviética reciente, han sido reducidas a cenizas. Por eso los armenios se afanan en buscar Kachkares perdidos entre los matorrales.

    Gracias por su comentario.

    ¡Ah! y respecto a que el éxodo me dice que debiera estar reflejado en algún sitio. Le diré que me ha dado pie para redactar un escrito sobre las conclusiones a las que he llegado al respecto y está relacionado con las llamadas herejías medievales divulgadas por toda Europa, pero sobre todo del sur de Francia, de Cátaros, Valdenses, Albigenses que sin duda están muy relacionadas con nuestro tema, y dada su erudición, seguro que usted puede añadir elementos que yo no sepa. Muchas gracias de nuevo, y un saludo.

    Otra cosa que se me olvidada: Lea usted “El enigma de Baphomet”. Dada su manera de redactar, estoy seguro que le va a encantar.... Ya me dirá....

    ResponderEliminar
  8. Amigo anónimo: Según le dije he redactado las conclusiones arriba mencionadas, pero como no me caben aquí, las publico en forma de artículo con el título "Los cátaros. Tesela que nos dejó Bossuet" en esta misma sección de Lingüística, con fecha 18/Nov/2013

    ResponderEliminar

  9. No tenemos ni un solo escrito de los cátaros, lo que si tenemos son discusiones sin cuento acerca de ellos, discusiones teológicas , a veces encarnizadas, entre los autodenominados “Doctores de la Iglesia”.

    Los cátaros no fueron frailes díscolos como pudiera parecer, que en su vanidad religiosa se mostraran más observantes y puros que sus correligionarios. Eran seglares, es decir gentes del siglo, constructores y carpinteros, que eran libres y trabajaban en los oficios de los que merodeaban por los monasterios y se contagiaban de la cultura de los frailes que eran los que sabían leer y escribir. Los labradores estaban sujetos a la tierra, no eran libres, eran posesión de los señores y no tenían libertad de movimientos. Además, eran analfabetos, o por lo menos nada conservamos de sus escritos si los escribieron.

    ¿Por qué hoy día los aficionados al ocultismo y también historiadores académicos ven a los cátaros envueltos en misterios y los explican con un halo de exoterismo?

    En la Edad Media, la oficialidad no la constituían los departamentos universitarios, que no existían, sino los llamados “Doctores” que tenía la Iglesia de Roma, que creían que podían responder, teniendo la razón, a cualquiera que no acatara al pie de la letra sus cánones o doctrinas.

    Como no se conserva documentación contundente, ya que se les quemó todo cuanto poseían, se han sucedido opiniones e interpretaciones de los historiadores acerca de los cátaros, hasta que en la segunda mitad del siglo XX Jean Duvernoy recobra la opinión de los doctores de la Iglesia medieval de que los cátaros eran el azote de los jerarcas de la Iglesia, y los ponían nerviosos por su vida ejemplar de virtud y sin embargo discoincidentes en asuntos de dogmas teológicos. Pero no sólo en el siglo XX, sino que ya en el siglo XVII el obispo francés Bossuet trató de soslayo el asunto de los cátaros.

    Nuestra pregunta es si estos cátaros con sus doctrinas y modos de vida de religiosidad pura, surgieron dentro de la Iglesia o vinieron de fuera a evangelizar y a corregir los excesos de la jerarquía medieval.

    Volvamos atrás:
    Los benedictinos alemanes del Rhin, del siglo XII, detectaron con preocupación comunidades de cristianos que no observaban los preceptos de la jerarquía ni de los benedictinos, y sin embargo se autodenominaban los puros, pero no en alemán, sino en lengua griega, a pesar de que la lengua culta de los monasterios era el latín en Germania.

    En griego, los puros, se decía “Cazarói”, de ahí el nombre de “Cátaros”, y cuando los benedictinos alemanes se dieron cuenta de su existencia y los denunciaron, ya no los controlaban, y descubrieron que estaban extendidos por toda Europa en grupos herederos de no se sabía quién, desde hacía más de cien años.

    En realidad, su origen ha quedado inmerso en la más absoluta oscuridad de la historia.

    Por más que nos empeñemos, no sabemos nada de los cátaros a pesar de lo extendidos que estuvieron por Europa. No se conservan documentos; fueron totalmente exterminados, quemados y olvidados. (sigue)

    ResponderEliminar
  10. Sin embargo 5 ó 6 siglos más tarde, ya en el siglo XVII, el obispo Bossuet -un malvado, por otra parte-, envuelto en el lujo de la monarquía francesa de Versalles, estudió todos los documentos que tenía a su alcance para condenar el protestantismo que tomaba fuerza en Europa, y en los documentos que encontró, buscó los puntos en común que tenía el protestantismo con otras corrientes de pensamiento contrarios a la autoridad de la jerarquía eclesiástica; y encontró que hacía unos siglos, en la Edad Media había habido cátaros por toda Europa que disentían de la autoridad papal igual que los protestantes de su tiempo que competían en doctrina con él y con el monarca Luis XIV, con el que era uña y carne, y que empezaban a extenderse. Bossuet veía que los protestantes luteranos eran un peligro para su monarca, quien le facilitaba toda clase de lujos. Por eso se le ocurrió la malévola idea de aprovecharse de la carta de San Pablo a los romanos para decir que la autoridad del rey se la dio Dios directamente.Y como los cristianos eran gentes buenas, inocentes y dóciles, se lo creyeron. ¡Menudo pájaro! Le gustaban los ropones largos de tafetanes y “muarés” rojos y dorados y con muchos perifollos, que era el lujo y la ostentación de entonces.

    A la vez que inventó que la autoridad del rey -y la suya no digamos- viene de Dios, lo que incluyó en sus sermones para que lo repitieran los frailes y curas en todos los púlpitos, y que los protestantes eran los herederos de los puros de la Edad Media de hacía unos siglos, los cátaros, y por lo tanto de los albigenses que eran los cátaros de la ciudad de Albi, y los Valdenses. Los Valdenses habían sido exterminados de la misma manera en la Edad Media por herejes, y de ellos no se quería guardar el más mínimo recuerdo porque también habían sido un peligro para los jerarcas de la Iglesia, ya que seguían al pie de la letra el Evangelio, de tal manera que eran tan pobres que ni siquiera calzaban zapatos, por eso les llamaban los insabbatati (deszapatados).

    Pero, mira tú por dónde, Bossuet al tratar de denostarlos, nos trajo a colación a los cátaros y, sin ser su pretensión, nos los dejó para siempre en sus sermones y escritos. Algo tenemos que agradecerle: que no cayeran en el olvido absoluto.

    El detalle curioso, y que supone una lucecita más para nuestras teselas, es que de algún documento antiguo, hoy desaparecido, sacó que los cátaros eran armenios que habían venido a Europa, y les colgó el sambenito de que fueron a su vez contrarios a Roma, lo cual era verdad a medias, pues los armenios alternaron en la historia unión y separación con Roma, y añadió otro invento: que los armenios no eran cristianos sino herejes maniqueos asiáticos y que predicaban la doctrina de que el mundo está creado por dos fuerzas, una satánica, la de del mal; y otra angelical, la del bien. Lo califiqué de malvado porque esto sí que fue una calumnia. (Sigue)

    ResponderEliminar
  11. Todo parece indicar, aunque por testimonios indirectos, que tanto los valdenses como los cátaros y en concreto los albigenses, eran los cristianos caucásicos, herederos religiosos de los primeros cristianos del tiempo de Jesucristo, de los dos primeros apóstoles que salieron a predicar las enseñanzas de Jesucristo aun sin saber las lenguas de los pueblos que iban encontrando por los caminos. (No es de extrañar que el Libro de los Hechos de los Apóstoles dé como milagroso el don de lenguas de esos apóstoles). Tuvieron que aprender distintas lenguas a toda prisa porque Jesucristo dijo a sus discípulos -fueran doce o fueran dieciocho, eso es lo de menos, aceptemos 12 según los posteriores escritos-; les dijo: “Id y predicar el Evangelio a todas las gentes”. Y se dispersaron.
    No voy a contar aquí todas las tradiciones. Sólo un rasgo: que San Bartolomé y San Judas Tadeo, más o menos 1.500 kilómetros campo a través y por veredas desconocidas para ellos, se dirigieron rumbo el Cáucaso, y tuvieron que aprender en poco tiempo las lenguas por donde iban haciendo paradas. Sin duda tenían facilidad para aprender lenguas distintas a su arameo; y se mezclaron con gentes sencillas de los pueblos dispersos entre el mar Negro y el Caspio y les predicaron el Evangelio. Sus feligreses fueron los primeros cristianos que formaron la primera iglesia armenia.

    San Pedro se fue al cogollo del Imperio, a la Nueva York de entonces, que era Roma; y detrás de él se fue San Pablo. Allí les dieron zurras hasta detrás de las orejas, tanto es así que los mataron, pero dejaron un “ lío armao ” que ha durado hasta nuestros días.

    No obstante, los Cristianos del Cáucaso siguieron trasmitiendo, de padres a hijos, que los más auténticos, los más puros, los que no se salían del espíritu primigenio de Jesucristo, los del camino recto, y los primeros en adoptar la genuina doctrina de dar todo lo que tenían a los pobres, y por lo tanto los que no se salían ni un ápice de las enseñanzas de Jesucristo eran ellos, los armenios caucásicos. Los cristianos de Roma después de toda la historia que sabemos de persecuciones y éxitos posteriores con la conversión del Emperador al Cristianismo llegaron a formar la organización más poderosa de la Tierra en todos los órdenes. Y paralelamente y resumiendo, los armenios también evolucionaron unas veces unidos a Roma y otras distanciándose pues no coincidían en todos los postulados teológicos.

    Con el correr de los siglos y evolucionando cada cual por su lado los armenios llegaron a sufrir las persecuciones más feroces desde el surgimiento del Islam hasta la brutalidad de los Selyúcidas. Los armenios seguían fieles a la enseñanza fundamental del Cristianismo, de poner la otra mejilla y amar incluso a los enemigos -así les fue- y sufrieron las matanzas y la desposesión de sus tierras y sus casas teniéndose que diseminar por todas las naciones. En Roma, los cristianos al principio perseguidos, con el correr de los siglos, tuvieron más suerte porque el Poder del Emperador Romano pasó al Pontífice Máximo de la Iglesia, quien ya detentó el poder más absoluto.

    Durante lo que llamamos la Edad Media, tanto los armenios como sus pueblos vecinos, se aliaron con los cruzados europeos, sobre todo franceses y alemanes, para vencer al Islam en aquellas tierras, pero, a pesar de las grandes inversiones del papado en las campañas y de los reyes de Europa, las Cruzadas, a la postre, fueron un gran fracaso y los caucásicos, tanto los hablantes de armenio como del resto de las lenguas circundantes, tuvieron que refugiarse en Europa y dedicarse a los oficios que sabían, labrar la piedra y cortar maderas fundamentalmente, pues la agricultura ya la cultivaban los oriundos europeos siervos de la gleba. (Sigue)

    ResponderEliminar
  12. Desde el siglo IV en que el Emperador Romano cedió los poderes divinos al Papa, hasta el siglo X se fue forjando una idea en Europa de llegar a constituir un reino Cristiano Universal, donde confluyeran el poder civil y el poder religioso-eclesiástico en armonía perfecta. Evolucionan los poderes de tal manera que la corrupción corre paralela al poder político y económico del Pontificado de Roma contra la que se rebelan los Cátaros, Albigenses y Valdenses.

    Lo malo para nosotros es que de los Valdenses, Albigenses y Cátaros en general, no tenemos más que conocimiento indirecto, por lo que otros hablaron de ellos para condenarlos por herejes, o sea, que nos los dieron a conocer los triunfadores de la historia, y ya sabemos lo que pasa con los vencedores cuando escriben historia, que todo lo deforman a su favor y al de su causa.

    Lo cierto es que en la Edad Media, en Europa, hubo grandes grupos de población armenia, que fueron exterminados en uno de tantos holocaustos que sufrió este primer pueblo cristiano. Y los que se libraron de la muerte se escondieron en los montes y valles más apartados, sin escritos, olvidando en dos o tres generaciones sus orígenes y tratando de ser más católicos que el mismo Papa para sobrevivir a las masacres inquisitoriales.

    El Lingüista romanista, vascólogo y armenólogo Vahan Sarkisián, después de identificar cerca de mil palabras iguales en vasco y en armenio, dedujo una alternativa: a) o que el supuesto pueblo ancestral vasco de España y Francia se desplazó hasta Armenia, no se sabe cuándo, b) o que el pueblo armenio o buena parte de él se desplazó a Europa.

    De la misma manera hemos de responder a la pregunta de si los armenios medievales citados por Bossuet, que se llamaron a sí mismo los puros y se diversificaron en diversas tendencias ideológico-teológicas, surgieron de los mismos frailes y jerarcas de la Iglesia de Roma más autocríticos y respondones o, por el contrario, vinieron oleadas de armenios y otros caucásicos desde Asia a trabajar y establecerse en Europa. Si tenemos que responder con sentido común, el sentido común nos dicta lo más coherente: que durante la Edad Media vinieron oleadas de armenios a Europa y que hay que seguir investigando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Prof Sarkissian dejó una tercera alternativa: que un tercer pueblo influyera sobre lalengua vasca y la armenia silultáneamente.

      Eliminar
  13. ¿Cerca de mil palabras iguales? , digamos que tiramos para arriba.

    ResponderEliminar
  14. Bueno señor Garcia he leido y se ve que usted ha estudiado y conoce muchisimo el tema sobre el origen de los vascos lo cual le honra.. En parte tiene mucha razon. Yo me baso en la ciencia y algo he leido,, igual como usted no. pero me gusta. Los vascos y los caucasianos tienen un origen comun . Que en la edad media existiran armenios en Europa , por qué no ? Estudiando el adn y su grupo sanguineo y rh- libro EL LINAJE DE CROMAGNON de Dominique Charriere. viene a decir que somos iguales salvo en el clan Jazmin y poco mas. o sea que no hay genes vascos propios y da la casualidad que abundan igual o mas en todo Britania, Bretaña y Noruega,Europa occidental donde se han encontrado monumentos megaliticos. tanto en el Caucaso como en el norte de Africa. tambien restos del idioma en Bereber y Guanche.Los mismos huesos, los mismos utensilios prehistorico. Somos todos europeos. Haiiz es piedra y es cuuchillo, ectttt.....Hablamos del cuaternario, Es anterior a la romanizacion.( por eso el español tiene un substrato vasco , el armenio moderno, ectt..) . El parecido fisico es evidente. Conozco armenios y georgianos de vecinno y conozco Euskadii. Las cuevas de Altamira, Lascaux, Cronegenge, Corcega, EtruscosAlbanesesa antiguos,. el adn y los grupos sanguineos se vuelven mas asiaticos . Salso las islas del caucaso , lo anterior. Los celtas fueron a ocupar Irlanda pero dicho monumentos megaliticos son muy anteriores. Todo coindice. El Origen . Ahi voy a mi opinion personsal. Los Iberos eran de origen africano. hablaban una lengua similar o parecida a los Guanches. Por cierto como llegaron alli. Los bereberes puros tambien. Iberia tambien hay en Georgia y Europa esta llena de toponimia basca. No me invento nada. Ahora ha salido un señor ., Martin con lo del dogon. El no engaña a nadie. Ahi estan sus investigaciones de 12 años y es linguista . Por qué no ? Nosotros somos Africanos. , Ya eran seres conscientes y podian hablar y comunicarse. El adn lo puede confirmar asi como la lingusitica. Todos somos hijos de Africa y ya eramos humanos completos. Dogon Bereber Guanche Ibero Vasco bonito linage. El armenio vasco georgiano puede que sea anterior. Si la linguistica corabora que el dogon y las lenguas caucasicas coinciden creo que puede haber acertado. Y si el dogon coincide con otras lenguas da africanas tambien. Las lenguas viajan con los humanos. Es extraño que no se sepa el origen de los guanches y bereberes y en cambio los vascos siempre han estado ahi. El castellano se habla en america y ... La genetica va directo al grano. Enhrabuena por su trabajo.Habria que cotejar con el armenio y el dogon. Por qué no ? La ciencia no engaña a nadie.Las lenguas indoeuropeas nacieron por la actual armenia y mira donde llegaron hasta la India. El vasco pienso que un remanente del Iberico mezlado o no con lenguas de la hepoca de la glaciacion. El georgiano conserva lo del ergativo aglutinativo y el armenio mas la sintaxis y el lexico. Las investigaciones cientificas lo diran señor Garcia.

    ResponderEliminar
  15. Haitz, significa peña o roca, más que piedra. Desde luego no significa cuchillo, que se dice aiztoa, labana o nabala. Ha sido en un tiempo opinión generalizada que palabras como aiztoa (cuchillo), aizkora (hacha) , aitzurra, (azada) , contenían la raíz "haitz" y por lo tanto procedían de una época en que estas herramientas eran de piedra. Esto encajaba con la idea de idioma milenario en torno al euskara. A día de hoy, esta idea parece desechada y en realidad tanto aiztoa, como aizkora o aitzurra, provendrían del latín, como el 70/ 80 % del léxico de lo que conocemos como euskara. Las comparaciones que se hagan con otras lenguas sin tener esto en cuenta no pueden ser tomadas en serio.

    ResponderEliminar
  16. Sí, amigo anónimo. Ya que trae usted a este diálogo la palabra "piedra", creo que muchos euskaldunes la identificarían como "harri". A pesar de la evolución fonética en estos 6 últimos siglos en los que se ha formado el euskara, si le pregunta a un armenio que se la escriba, le mostrará "քարի", y la pronunciará: [ kh' arri ].
    Piedra en vasco: "harri"; en armenio: "kh'arri".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, muchos euskaldunes no, cualquier euskaldun identificaría "piedra" con "harri". Es una palabra común en todos los dialectos, como por otra parte lo es la mayoría del vocabulario básico. La única particularidad es que en los dialectos de Pais Vasco francés se pronuncia la "h"aspirada. Aún así, es cierto que se la ha relacionado con la raiz "kar", que con el significado de piedra aparece como sustrato en numerosos idiomas indoeuropeos. No es por tanto una particularidad compartida solo por el armenio y el euskara, si no más bien algo que conecta al euskara con las lenguas indoeuropeas en general.

      Eliminar
  17. Estoy totalmente de acuerdo con usted sr Garcia y con la anterior persona. Hace tiempo que lo vengo estudiando con la logica. Domino el catalan , frances , castellano , algo el italiano. La vall Aran i Esterri d ´Aneu estan por aqui cerca.La piedra paso a la agricultura ( sin previo paso por los metales ) .Puro neolittico. El tema de comparar el euskera con el latin se quivaca en mi modesto opinion..De aqui mucha gente descarto la teoria de Sarkisian el armenio y ahora con el dogon. El latin es un idioma indoeuropeo perr tambien tiene un substratro pre-indoeurpeo , llamese etrusco, italico , Cretense.o como quiera. El armenio tiene un substrato persa del mas del 40 por ciento. y el georgiano o digo nada del ruso , y demas lenguas tartaras. "Carri" lo volvemos a encontrar en Irlanda ( i no es celta , es anterior )El hombre de Comagnon , mismo dolicefalia, grupo sanguineo y rh - . El grupo B es asiatico y el A en poca proporcion. Curiosamente nulo es vascos, caucasianos, Normandos, Irlandeses, Berebres, y muy similar en el resto de los europeos occidentales. El echo de compararlo el latin con el armenio , bereber y dogon se equivocan. Si el armenio esta en el euskera habra que eliminar las palabras de origen persa del armenio y desecharlas. Pura ciencia. Esas palabras llamadas asi latinas son muy anteriors. Par mi como atestigua Dominique Charpentier .Sarkisian y los estudios confirman lo evidente. Que una lengua de origen africano, El mismo grupo sanguineo, rh- . Como llegaron a las canarias ? por barco. Eran bereberes. coincide todo , como mucho vocabulario, aste iker zigu ..... ecttt. Sistema numerivo vigesimal como bereber, iberoes - tierra caliente en dogon tambien , georgiano, armenio ibero y basco- etrusco cretense- todo igual . coincide todo. Las moderanas teorias cintificas vienen a demostrar que el homo erectus paso a home sapiens. El primero es affricano y salio africano cruzando el estrecho o por la zona del caucaso. El seguno homo sapiens asiatico descendiente del erectus asiatico ( no africano ) grupo sanguno B y braqquicefalia. Ejemplo los eslavos. Daria a las lenguas indoeuropeas , que llegan hasta china , por no decir el chino, ect.....Dichos hombre llegaron a Europa y nos legaron su idioma . El dogon a sido estudiado y es mas antiguo que el euskera. No es declinativo. coincide en un 75 por ciento y con 50 por ciento es faamilia, la misma forma de poner el verbo al principio. Bueo dicha lengua se hablaba en toda la cuenca mediterranea , Los bereberes llegan hasta el oasis de Siwa en Egipto y los Tuaregs hablan bereber y se adentran en Mali. No existia el Sahara . Con las glaciaciones el hombre quedo aislado y aparecio el Sahara. No es casualidad que el Cromagno aparezca en Euskadi, Bretaña, Noruega, Georgia, Armenia, Atlas Maroqui Argelio. Canarias, Bretña, Irlanda, Corcega, Creta, cetttt .Lo que viene a decir que todos somos descendientes de cromagnon en un 90 por ciento los europeos. El adn de los vascos es identico al resto de los europeos y con los subsaharianos igual. , no los pueblos asiaticos. Conozco Corcega, conozco Bretaña, conozco Lascaur¡x, Altamira .Los Iberos eran africanos, lo mismo que los bereberes y los guanches,De ahi no se sepa su origen . venian de Africa hace 4 o 5 mil años. De los iberos solo se sabe que estaban alli .Los dogones son unos de los pueblos mas antiguos de Africa , ni son musulmanes ni cristianos, por eso coincide con el euskera. , desciiende él. Con la invasion indoeuropea , aparecio el neolito y los idiomas paleoliticos desparecieron. Por eso encontramos el grupo B .Quedaron aislados el euskera y en la zona caucasica. No es casualidad que sea zona montañosa. No es casualdidad que GARI sea cebada en euskera, dogon, georgiano , armenio, chechen . , guanche o bereber, o etrusco minoico. El trigo vino de oriente, Con el neolito. Los animales prehistoricos son los domesticados por los vascos, ahy estan en las cuevas, el caballo, la vaca pirenaica, , la cabra.

    ResponderEliminar
  18. aitzkora de aitz o haitz ROCA, PIEDRA
    aitzur. AZADA
    aitzjur-begi EL AGUJERO DEL HIERRO DE LA AZADA , DONDE SE COLOCA EL MANGO
    Aitzo, aitzo CUCHILLO
    urraida ( DE ORRE. oro y aide ZEMEJANZA y zirraida ( de zilhr - plata y aide - parecido)
    todo anterior a la difusion del cobre( eneolitico ) y del estaño ( edad del bronce)
    hortzi de hortz de cielo, ademas de diente del collar como medio de proteccion religiosa contra los rayos
    arri; piedra y carri ; hielo que era lo mism en la glaciacion
    horma . pared de la cueva " horma de tu zapata "
    Palabras sobre nautica ( no acabaria ) viene a decir que es una lengua muy antigua y no medieval. Otro tema es su origen milenario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (extraído del blog de Eduardo Gil Bera)
      El conde Charencey fue el más dicharachero de los comparatistas de sonsonete que tantas alegrías han dado a la causa de la pureza neolítica del vascuence. Las etimologías de catapúm chimpún que correteaban antes de sus felices días por la filología vasca se remontaban a Adán y Eva, lo que estuvo muy bien su momento, pero el siglo de Darwin reclamaba algo más pétreo para edificar una iglesia. Tras un primer aviso en los Annales de philosophie chrétienne, Charencey se lanzó a comparar las lenguas más lejanas y disparatadas con el propósito de establecer su origen común previsiblemente vasco. En 1862 alumbró La langue basque et les idiomes de l’Oural que tantos entusiasmos caucásicos, bereberes y dravidianos indefectiblemente vascos produjo.

      Charencey anunciaba que los nombres de las herramientas ancestrales de los vascos no eran tales —vamos, sí que eran ancestrales, pero no herramientas— por su ninguneo del hierro y decidida preferencia por la piedra. Las denominaciones del hacha, la azada y el cuchillo remitían, por lo visto, a la peña como materia prima. A ese monolitismo se unía la ciertamente alegre observación de que el vascuence no tiene nombres para los metales. Y la conclusión era que los iberos, o sea vascos, datan en el paisito desde la época de la piedra pulimentada, el neolítico, de donde viene el peñazo.

      En 1868, Pablo Ilarregui, secretario del Ayuntamiento de Pamplona y vicepresidente de la Comisión de Monumentos de Navarra, descubrió las peñas de Charencey y propuso que la lengua neolítica bien merecía una academia. Pero sucedió que la muchachada preferió hacer una carlistada, la segunda o tercera, no se sabe bien, hay tantas. No obstante, el canto rodó y rodó, y su más esclarecida estirpe epigonal ha sido la constituída por los poetas picapedreros, los Unamuno, Oteiza, Celaya y Aresti, que tan vasca piedra han metaforado. Pueblo, raza, lengua, sangre, toda la tripacallería vasca fue pétrea durante el siglo XX, y la nutrición monofágica fosilizó tópicos y cerebros, era de temer que desempeñarse como el interesante de la piedra durante muchas galeuscas tuviera efectos secundarios.

      Podíamos, para variar, echar un vistazo a las peñas de Charencey. Y no es por aguar la piedra con latines, pero aizkora (hacha) viene de asciola (hachuela), y aitzurra (azada) de hastula (lanzuela), mientras aizto (cuchillo) es diminutivo de lo mismo: has(tula)to. También el nombre vasco de la hoz viene del latín: de falcitari (cortar con hoz) > aigitai > egitai > igitai. Y, para más despeñe, también los nombres vascos de los metales son latinos: burdin (hierro), con la sonorización de las sordas típica del vasco, deriva de pyritis que significa marcasita, mena de hierro. Ya ves, todo ha sido una lástima.

      Eliminar
  19. La presencia del latín en el euskara es innegable para cualquiera que conozca la lengua , más allá de una lista de palabras o de tener un diccionario a mano. Eso si, un latín muy peculiar, el que copiaban a su manera los hablantes de una lengua completamente diferente y que dió al euskara su marcada diferenciación con sus vecinos romances, el idioma aquitano. Los paralelismos que se quieren ver con el dongón o cosas parecidas no pasan de sensacionalismo sin ningún rigor.

    ResponderEliminar
  20. Egun on,

    He leído este artículo porque después de ver ayer la película “El Padre” sobre el genocidio armenio, me ha surgido una vez más la fascinación por el pueblo armenio y me he puesto a indagar y navegar por internet hasta dar con esta web. La aportación que quiero hacer no es en absoluto científica, y carece de todo rigor, pues yo no soy una persona que entienda se asuntos lingüísticos.
    Simplemente quería aportar que en verano de 2012 viajé a armenia, y me la recorrí durante algo menos de un mes andando y en varios transportes. Me fascinó, tanto el paisaje, como el pueblo armenio.
    Me sorprendió enormemente también el alto nivel cultural de los armenios, legado de la educación soviética según varios de ellos. Pero lo que realmente me dejó estupefacto, es que al decirles que era vasco, en las zonas rurales principalmente, me insistían en que tanto armenios como vascos teníamos un origen común, me abrazaban y me llamaban “hermano” y me trataban como tal. El pueblo armenio me resultó extremadamente amable y hospitalario, y no me atrevería a dar un porcentaje, pero lo cierto es que en las tres semanas largas de estancia en este país, tuve la sensación que muchos de los armenios con los que compartí mesa, vodka, conversación y habitación tenían la certeza de que vascos y armenios éramos hermanos, y que compartíamos un origen.

    No en vano, una amistad que hicimos en la capital de Armenia, me facilitó varias revistas que hablaban sobre la teoría vasco-armenia, denominada “ARAXES” y que guardo en mi casa “como oro en paño”. Allí mismo pude comprobar como varias palabras en euskera (soy vascoparlante) y el armenio coincidían,… Entonces, a la vuelta, indagué (muy poco porque no tengo conocimientos en la materia) sobre las coincidencias lingüísticas y de términos como Araxes, Ararat/Aralar, Gorbea,….

    Apasionante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Egun on, amigo. Es una lástima que sea usted anónimo. ¡Habría que hablar de tantas cosas....! Agur.

      Eliminar
    2. Yo también tengo unos conocidos que vinieron de un viaje a la India convencidos de que existía allí un vinculo con el euskara porque habían escuchado entre otras palabras como "tipula" (cebolla). No eran conscientes de que "tipula" o "kipula", como dicen otros, viene del latín y tiene la misma raíz que "cebolla" en castellano.

      Eliminar
    3. Si... y yo otros que vinieron de Alaska y vivieron diciendo que en alaskeño "grajo" se dice "graj" y que por tanto el idioma español deriva del alaskeño... Como decimos en Andalucía... "hay gente pa tó...."

      Eliminar
    4. Araxes no significa nada en euskara y ni siquiera suena a vasco. Aunque hoy en día es conocido por este nombre ha sido más a consecuencia de las conjeturas míticas que en su día se hicieron con su parentesco armenio. En la tradición oral se lo conoce como "narbaizu erreka", "betelu erreka" o "araiz erreka". Es a partir de esta denominación, escrita en documentación antigua como "arayça" de donde algunos dedujeron su correspondencia con el "araxes" armenio, convirtiendose hoy en día en su denominación habitual.

      Eliminar
    5. El nombre de Aralar, que también aparece en alguna mención antigua como Aralarre, parece ser un hibrido, nada raro, entre el latin "ara" (altar) y el vasco "larre" (prado, pastizal), muy diferente de la etimología del Ararat armenio. El que tengan una sonoridad algo parecida no quiere decir nada. Solo la imaginación y el convencimiento previo de una relación de tintes bíblicos entre Armenia y el Pais Vasco han querido ver ahí algo más.

      Eliminar
    6. Hay que añadir, en apoyo al híbrido latino vasco ara-lar, que efectivamente el monte Aralar alberga un santuario de gran devoción en el Pais Vasco dedicado
      al arcangel San Miguel y que es también conocido como lugar de pastoreo desde tiempos inmemoriales.

      Eliminar
    7. No sé si sería usted el euskaldun anónimo, que con parecidos argumentos lingüísticos me decía que seguiría investigando y colaborando conmigo si tanto en euskara como en armenio la palabra “gari” significara “cereales”, pero que echa por tierra mi disparatada hipótesis el hecho de que en euskara “gari” significa “trigo” y en armenio “գարի” (gari) significa “cebada”.

      Eliminar
    8. Pues no, pero no creo que los argumentos sean parecidos. El que gari sea trigo en euskara y cebada en armenio, desde luego parece indicar una afinidad, pero es que la gran mayoría de palabras relacionadas con la agricultura que hay en euskara son de origen indoeuropeo y no es extraño que tengan alguna correspondencia con terminos armenios sin que eso signifique una relación directa de contacto entre las dos lenguas.
      Los casos de "Aralar" o "Araxes", no tienen nada que ver con esto.

      Eliminar
  21. El idioma armenio . . . poco tiene de armenio. La mayor parte del léxico del armenio moderno es de origen iranio, seguido de léxico directamente heredado del proto-indoeuropeo, junto con algún léxico prestado del árabe, el turco, el siríaco y el griego koiné, además de un contingente no despreciable de origen hurrita-urartiano y un cierto número de formas del anatolio. En un contaje sobre raíces del armenio clásico Hübschmann contabiliza el siguiente número de raíces:
    686, de origen iranio (persa y parto).438, patrimoniales heredados directamente del indoeuropeo.512, de origen griego.133, de origen siríaco. (Ver Wikipedia).
    Estamos frente a dos lenguas: vascuence y armenio que (como todas las lenguas) son mezcla de lenguas anteriores. Unos cientos de vocablos comunes solo prueban una tercera influencia común. Eso es todo. Pero lo suficientemente interesante para seguir investigando. Por supuesto vascos y armenios son pueblos hermanos porque comparten un origen común: el de ser homo sapiens, miembros de la especie humana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. *****Como ya no soy más que un antiguo profesor jubilado, no soy quién para aconsejarle bibliografía, y menos a un anónimo como usted, posiblemente profesor universitario que pudiera haber estudiado ya toda la bibliografía referente a esta hipótesis próxima a convertirse en teoría. No obstante permítame recordarle un sólo tratado de Karst, al que hice referencia en un artículo inteligible por toda clase de lectores. El contaje de Hübschmann es anterior a los estudios de Karst y de Spencer Dogson, y en nada contradice nuestras hipótesis y nuestras líneas de investigación, sino que más bien las complementan. Gracias. Saludos.

      Eliminar
    2. Ya se me olvidaba citar el libro: “Alarodiens et Proto-Basques: Contribution à l’ethnologie comparée des peuples asianiques et liby-hespériens.”

      Eliminar
    3. Y mi artículo al respecto: http://www.jgcastrillo.com/2013/01/vasco-y-armenio-estado-de-la-cuestion.html

      Eliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  23. Todo es mas sencillo de lo que parece. Son restos de lenguas que quedaron aisladas . por endogamia y superpoblacion en el caucaso, pais vasco, atlas norteafricano. asi lo demuestra el adn y el rh en esas zonas un poco mas alto que en el resto de Europa, tambien alto . El latin tiene del etrusco el substratoy ibero, asi lo demuestra las arqueologia, la sintaxis.Por eso los iberos y los etruscos aparecen pero nadie sabe su rorigen . Autoctonos , africanos. Asi lo demuestra la genetica de bereberes, canarios, españoles, italianos , sardos . No hay elemento exterior simplemte un milagro que ese tipo de lenguas hayan sobrevivido tras la invasion indoeuropea y demas. Los armenios y vascos son parientes porque descienden de las primeras migraciones de europeos modernos asi de sencillo. eENDOGAMIA Y SUPERPOBLACION.. El mismo tipo de paisaje, valles estrechos y poco contacto exterior. Un microclima etnico . asi de sencillo.

    ResponderEliminar
  24. por si fuera de su interes
    https://obsofftopic.wordpress.com/2008/10/19/los-vascos-y-los-armenios-raices-comunes-enviado-por-leon/

    https://es.wikipedia.org/wiki/Nikol%C3%A1i_Marr

    saludos


    legue a esapag remitido por

    ResponderEliminar