viernes, 11 de septiembre de 2015

España en una imagen

Me preguntó el profesor García de la Coba, qué me impresionó de este cuadro abstracto:


Y yo le respondí:

El estallido de color. La explosión contenida. El simbolismo del color. La proporción de lo simbolizado en los colores.. El predominio cuantitatvo roji-gualdo entreverado por un tinte morado producto del envejecimiento del carmin, y una anarquía del color organizada no por el cerebro humano sino por el arrastre implacable de la naturaleza. Un querer destruir sin que las fuerzas destructoras lo consigan por la plenitud de todas las casillas llenas de la estructura sin que quede lugar vacío para que una pieza extraña intrusa ocupe un lugar en la estructura forjada por los españoles durante siglos. Y sobre todo un reflejo de solidez expresado no tanto por el consciente freudiano, sino por el subconsciente e inconsciente del autor, más como un deseo que como una realidad conseguida. sin ninguna atadura, con absoluta espontaneidad. Creo que lo que habría que expresar con largos y deseosos discursos para exponer la realidad de la España actual, está expresado en su totalidad y sin faltarle un detalle en una simplificación como esta. En definitiva, el deseo imperioso de que la explosión contenida no se desborde del marco recio de la historia reforzado por el "pas-par-tú" de los héroes pasados que dejaron su sufrimiento como legado para las generaciones futuras, que son las presentes. Creo que es el exponente de una otra de arte ingenua en su realización pero de una fuerza expresiva inigualable, la obra de arte perfecta que la componen entre dos: entre el autor y el visitador del museo y hay tantas obras de creación artística en ella como visitantes. Es la creación del universo en el anonadamiento de su inmensidad contemplada por el ser humano desde que es humano. Es la mejor lectura de la paradoja del ser humano con un cerebro aparentemente pequeño y contenido en una esfera ósea dura y aparentemente impenetrable a la vez que abierta a través de los sentidos a la inmensidad cósmica. Por supuesto, este cuadro no es mío aunque lo firmaría de buen grado. Más que un cuadro abstracto es un cuadro de pintura descriptiva de la complejidad de la naturaleza humana. En definitiva, es un cuadro incontaminado: pura creación, arte puro. La masa en el sentido ortegiano es un conglomerado donde, por lo menos hasta el momento actual han podido convivir todo el espectro de personalidades. España es un resumen de Severo Ochoa, Antoni Gaudí, García Lorca, Pau Casals y el cojo Manteca. ( por supuesto, el cuadro no es mío, qué más hubiera querido yo...)

2 comentarios:

  1. Eso que lo ha hecho, ¿un chimpancé?

    ResponderEliminar
  2. Su redacción seguro que sí. Un humano hubiera redactado algo así: "Eso, ¿quién lo ha hecho?..."

    ResponderEliminar